Alternativas

La energía solar da nuevas fuerzas a Applied Materials

La firma prevé que aporte el 25% del negocio

El negocio tradicional de Applied Materials no atraviesa su mejor momento. Su beneficio en el tercer trimestre de este año cayó un 65% y, a principios de año, ya tuvo que eliminar 1.000 puestos de trabajo, un 7% de la plantilla, dentro de un plan de reestructuración que responde al mal escenario de crisis económica. La empresa estadounidense fabrica el equipamiento necesario para producir semiconductores y sus clientes sufren la presión de los precios y la escasez de silicio, su materia prima. Según los datos de la empresa, la entrada de nuevas órdenes de compra se ha reducido en un 11%.

La crisis ha creado un marco perfecto para que la división de energía solar, que el año pasado no representaba 'prácticamente nada' dentro de las cuentas de la compañía, vaya a cerrar el año significando 'el 10% de los ingresos, unos 800 millones de dólares (562 millones de euros)', según explica el presidente y consejero delegado, Mike Splinter. 'Ha sido una oportunidad para esta filial', dijo.

Sinergias entre negocios

'Hemos constatado el apoyo del Gobierno a la energía solar', afirma Splinter

A medio plazo, el negocio de equipamiento para producción de módulos solares llegará a facturar 'entre 2.500 y 3.500 millones de dólares, lo que supondrá una aportación al conjunto de la compañía cercano al 25%', valoró.

Applied Materials ha aplicado sus conocimientos en fabricación de líneas de producción para abrir esta filial, que ya firmó su primer gran contrato en España en marzo del año pasado con la compañía T-Solar, del grupo Isolux. 'Estamos aplicando todo tipo de sinergias, traspasando tecnología y plantilla desde los chips hacia la energía solar. De este modo, la división de semiconductores ahorra costes y la tecnología solar gana en experiencia', explica el presidente.

La compañía ha rellenado las posibles lagunas de conocimiento en este nuevo área comprando empresas. Sólo en Europa, ha comprado tres compañías en los últimos dos años, en Italia, en Alemania y en Suiza. 'Siempre analizamos las posibilidades de tecnologías o de conocimientos de nuevos mercados que puede aportarnos una compra pero ahora mismo, no tenemos ninguna nueva compra en mente', aseguró.

Ni siquiera en España donde descarta estar cerrando ningún acuerdo con otra compañía de la envergadura del que ostenta con la filial del grupo Isolux. 'Hay muchas empresas fotovoltaicas interesadas en nuestra tecnología pero de momento, nuestro mayor cliente es T-Solar', afirma Splinter.

El directivo está muy satisfecho de cómo ha crecido en este tiempo el mercado solar fotovoltaico español 'porque nos permitirá impulsar las ventas'. Splinter estima que, aunque la nueva regulación fotovoltaica no sea tan positiva para la industria como la anterior, 'permitirá que el sector fotovoltaico continúe creciendo fuertemente'. 'Tras nuestras reuniones con varios ministros, he podido constatar que hay un fuerte apoyo gubernamental a las energías renovables y a la solar en particular', afirma.

Applied Materials ha facilitado a T-Solar la maquinaria para fabricar módulos solares de capa fina, una tecnología 'cuya implantación aún es escasa pero que despegará por su capacidad para reducir costes', afirmó.

El directivo recalcó que 'estas placas producen energía a menor precio, es uno de los sistemas más baratos del mercado. Tendrá una importancia capital en el futuro porque su capacidad para mejorar la tecnología y reducir los costes es muy alta. Permitirá ir reduciendo las tarifas que recibe esta fuente renovable, de modo que se pueda alcanzar la paridad con el coste de generación de otras formas de producción de energía tradicionales'.

El presidente valoró la experiencia que puede aplicar su compañía a la reducción progresiva de los costes de producción aplicando su experiencia. 'El coste de producción de los transistores, para los chips, se ha reducido desde los inicios en 20 millones de veces. El precio de las placas solares podrá recortarse a la mitad en los próximos 10 años', aseguró. Applied invertirá 1.000 millones de dólares en I+D para su filial solar.

'Una planta solar implicará menos riesgo empresarial que una de carbón, porque el sol no se acaba', dijo.

A la espera de señales de nuevos mercados

Applied Materials está abriendo nuevos mercados para su filial fotovoltaica. Recientemente, firmó un acuerdo con una empresa de Emiratos para suministrarle equipamiento para fabricar hasta 210 MW de módulos solares, abriendo así un nuevo territorio interesante para este negocio. 'Las nuevas ciudades de Oriente Medio como Abu Dabi o Dubai están creciendo enormemente pero sus promotores están pensando su desarrollo según criterios sostenibles. Van a ser ciudades modelo en este sentido y estamos muy orgullosos de participar en este desarrollo', afirmó Splinter.

La compañía está atenta a los desarrollos que se están llevando a cabo en países como Italia, Grecia, Marruecos o India 'en el que el Gobierno ya está realizando demostraciones de proyectos de energía solar. Esta fuente renovable puede ser muy interesante para ellos para electrificar las áreas rurales y porque cuenta con grandes edificios y grandes poblaciones que podrían verse beneficiadas'.

Un caso diferente es China, donde todo podría cambiar una vez celebradas las Olimpiadas el pasado verano. 'Puede ser el momento en el que dejen de fabricar sólo por costes y empiecen a implantar políticas limpias en las empresas', valoró.