Condiciones de compra

Iberdrola reduce incertidumbres en EE UU, según los analistas

Los analistas valoran positivamente la autorización con condiciones de la compra de Energy East por Iberdrola. Estiman que el grupo -dan por hecho que aceptará los requisitos impuestos- podrá desarrollar con más seguridad su estrategia en Estados Unidos.

Iberdrola, siguiente pieza en el 'efecto dominó' energético
Iberdrola, siguiente pieza en el 'efecto dominó' energético

No es que la adquisición de Energy East por parte de Iberdrola sea a precio de saldo o que los requisitos que el regulador establece sean baladíes, pero los analistas estiman positivo el acuerdo de la Comisión de Servicios Públicos (PSC) de Nueva York para que la compañía española adquiera la estadounidense. Así, casi por unanimidad se considera aceptable la autorización anunciada ayer, que permite dar los últimos pasos para cerrar esta larga operación. Y todos los expertos creen que el grupo que preside Ignacio Sánchez Galán aceptará las obligaciones fijadas.

Los expertos de Inverseguros destacan que la compra supone el pago de 3.400 millones de euros y la asunción de 3.000 millones de deuda, y que, asimismo, la comisión neoyorquina obliga a Iberdrola, entre otras cláusulas, a destinar 275 millones de dólares a la reducción de tarifas a los consumidores. Añaden que, aunque algunos puntos pueden ser algo más duros de lo previsto, la valoración de la operación es correcta desde un prisma estratégico, 'puesto que las ventajas fiscales que obtendrá serán importantes'. Y concluyen que la autorización debe tener un buen efecto en el corto plazo. En una línea similar se pronuncia Antonio Cruz, de Banesto Bolsa, quien señala que las condiciones son asumibles por el comprador. 'Creemos que la decisión de la PSC reduce la incertidumbre que estaba penalizando el valor ante el riesgo de que se encontrase ante un vacío estratégico en sus planes en Estados Unidos', subraya. En su opinión el mercado debería recoger positivamente la noticia. Para Caja Madrid, la importancia de esta transacción es muy alta, aunque destacan que es algo dilutiva ya que valoran Energy East en 5.760 millones frente a los 6.400 millones del coste de la inversión.

Un posible catalizador para el valor

La mayor parte de los expertos considera que esta operación, que se lleva barajando desde junio del pasado año, será atractiva para el valor. Pero, con la elevada volatilidad de la Bolsa y los generalizados sentimientos negativos de los inversores, no queda tan claro cuándo la Bolsa valorará así esta apuesta por el mercado estadounidense. Iberdrola bajó ayer un 3,4% en un entorno bursátil negativo y cae un 23,46% en 2008, después de meses de un buen comportamiento. La pérdida de una parte del componente especulativo, que aporta la presunción de una operación corporativa, ha ido reduciendo su cotización.

Su evolución está en línea con la de otras utilities europeas: EDF pierde un 33,59% y Enel baja un 25,14%. Dentro del sector en España, los datos están distorsionados por la opa lanzada por Gas Natural a Fenosa. La gasista baja un 23,91% en 2008 y la eléctrica gana un 12,62% hasta los 17,34 euros.