Grupo alimentario

El grupo Sos venderá Cuétara para financiar la compra de Bertolli

Sos Cuétara ha decidido poner en marcha la venta de su división galletera. Con esta desinversión, el grupo de alimentación pretende obtener más de 300 millones de euros. Con ellos financiará la compra de la aceitera Bertolli, por la que va a pagar a Unilever 630 millones.

Sos Cuétara va a perder la segunda parte de su nombre. La compañía ha decidido poner a la venta su división galletera con el objetivo de captar los fondos necesarios para adquirir a la multinacional Unilever el grupo aceitero Bertolli.

La compra, con la que Sos se refuerza como líder mundial del sector, supondrá a la compañía un desembolso de 630 millones de euros. Su presidente, Jesús Salazar, ya había desvelado esta misma semana que la compañía planeaba poner a la venta parte de sus activos no estratégicos para captar alrededor de 300 millones de euros.

El resto de los fondos, hasta alcanzar los 630 millones, se obtendrán a través de una ampliación de capital y la colocación en Bolsa de parte de su división de aceite italiana. Unas operaciones que no se realizarán de forma inmediata, ya que Sos dispone de un crédito puente de un año de duración.

La compra de la aceitera de Unilever está valorada en 630 millones

DEÓLEO 0,23 1,98%

Además, Sos aún está a la espera de contar con el visto bueno de las autoridades de Competencia de Italia, Alemania y Estados Unidos que deben determinar si la compra de Bertolli conllevará desinversiones adicionales.

Ayer, Sos reconocía a la CNMV su decisión de 'emprender los trabajos dirigidos a una posible desinversión en el negocio de galletas y en determinadas marcas regionales'. Una operación de venta cuya gestión correrá a cargo de Ahorro Corporación.

Además, reiteraba que la venta de Cuétara responde a su intención de centrarse en aquellas áreas de negocio donde tiene presencia y potencial de desarrollo internacional. Unas posibilidades que no ofrece la división galletera, centrada principalmente en el mercado español, donde además tiene que competir con rivales como Kraft (con marcas como Oreo o Chips Ahoy) y Panrico, que el pasado abril adquirió Artiach y se hizo con marcas como Filipinos o Chiquilín.

Los orígenes del actual grupo Sos Cuétara se remontan al año 2000 cuando la compañía que entonces presidía Jesús Salazar, Sos Arana, adquirió la popular galletera tras desembolsar más de 20.000 millones de pesetas (por encima de 120 millones euros).