Revista de prensa

La ruptura del euro

Es la ruptura del verano. Una ruptura que muestra cuánto ha cambiado el paisaje económico en sólo unas semanas (...). El euro ha sido devaluado (...). En poco más de un mes ha perdido un 8% de su valor (...). Antes de las vacaciones, América parecía hundirse en una crisis económica mientras que Europa sobrevivía. Hoy se sabe que la actividad ha progresado firmemente en primavera en EE UU mientras que ha caído en Europa (...).

También se conoce la razón de este desacople inverso. América ha salvado (provisionalmente) su crecimiento activando a fondo las dos grandes palancas de la política económica. El Gobierno ha tomado 150.000 millones de dólares de las arcas públicas para enviar cheques de 1.000 dólares a decenas de millones de americanos y la Reserva Federal ha bajado sus tipos de interés al 2%. Frente a estos Estados Unidos, una Europa desunida va a tratar de idear un método de reactivación concertado en su Consejo de Ministros de Finanzas en Niza la semana que viene (...).

La depreciación del euro ofrece un poco de aire fresco a los industriales europeos. Es por lo tanto una buena noticia. Si la fuerza de una moneda no es siempre prueba de una economía dinámica, su debilidad es rara vez señal de una economía prometedora.