Mercados

El fuerte descenso del petróleo impulsa las Bolsas europeas

Euforia contenida. El precio del petróleo cayó ayer por cuarta jornada consecutiva y desató las compras en la Bolsa. El barril de Brent llegó a tocar 104,14 dólares en la sesión, aunque cerró en 108,34. El Ibex se anotó un alza del 1,8%, hasta los 11.903,9 puntos.

El fuerte descenso del petróleo impulsa las Bolsas europeas
El fuerte descenso del petróleo impulsa las Bolsas europeas

Los inversores han estado en los últimos días más pendientes del mapa del tiempo que de los indicadores económicos. El huracán Gustav hacía presagiar graves daños en las instalaciones petrolíferas del Golfo de México y se temía un nuevo repunte del precio del petróleo. Afortunadamente, Gustav ha ido perdiendo fuerza, como lo ha hecho la apuesta alcista de los inversores por el alza del crudo.

El precio del petróleo cayó ayer por cuarta jornada consecutiva, para alborozo de los inversores, que entraron en tromba en las Bolsas y provocaron fuertes subidas de los índices. El barril de Brent, de referencia en Europa, llegó a tocar en la sesión un mínimo en 104,14 dólares, aunque se recuperó y cerró en 108,34 dólares, un descenso, en todo caso, del 0,98% respecto al cierre de la jornada anterior. En Estados Unidos, el barril de West Texas se pagaba ayer en torno a los 110 dólares.

La abrupta caída del petróleo, 7,88 dólares en cuatro jornadas, se explica por la pérdida de intensidad del huracán Gustav, pero también por la apreciación del dólar, divisa en que se paga el crudo. Las peores perspectivas económicas de la zona euro han debilitado al euro, que ayer llegó a pagarse a 1,4467 dólares después de que la OCDE haya rebajado cuatro décimas las perspectivas de crecimiento para la zona euro hasta el 1,3% en 2008. La divisa europea se encuentra a un paso del mínimo del año del 22 de enero, 1,4365 dólares. A última hora de ayer el euro recuperaba posiciones hasta la zona de 1,452 dólares.

El Ibex sumó un alza del 1,8% y cerró sobre los 11.900 puntos

Los analistas comentan, además, que el descenso del petróleo se ha intensificado una vez que ha perdido la cota de los 110 dólares, un nivel considerado de soporte importante por los inversores.

El caso es que la caída del crudo se recibió ayer como un soplo de aire fresco en las Bolsas, ante la perspectiva de que remitan las tensiones inflacionistas. Los índices europeos abrieron la sesión con fuertes subidas que mantuvieron hasta el cierre. El Ibex 35 se anotó un alza del 1,8% hasta los 11.903,9 puntos, en tanto que en el resto de Europa el Cac parisino y el Dax de Fráncfort cerraron con alzas respectivas del 1,5%. La jornada se desarrolló con un volumen de negociación notablemente superior al de las jornadas anteriores. En el mercado continuo español se contrataron títulos por valor de 3.248 millones de euros. El alza del Ibex fue obra de Santander (+2,41%) y Telefónica (+1,71%), si bien hubo subidas de calado en algunos valores como Sacyr Vallehermoso, que se disparó un 7,39% ante la eventual venta de Valoriza, su división de servicios, o Iberia, que despuntó un 5,8% beneficiada por la caída del petróleo.

Tan sólo siete valores del Ibex cerraron ayer con retrocesos. En Europa las mayores subidas fueron para las constructoras (+3,68%) y las aerolíneas (+3,31%).

Wall Street, pese a llegar a subir con fuerza en los primeros compases de la sesión, cerró con retrocesos. Las subidas de las aerolíneas y del sector de la automoción fueron incapaces de compensar las fuertes caídas de los productores de materias primas, como Alcoa, o de las petroleras Chevron y Exxon. Las tecnológicas también contribuyeron a que triunfaran los números rojos. Así, pese a haber llegado a subir un 2,14% en su mejor momento, el Dow cerró con una caída del 0,23%, mientras que el Nasdaq se dejó un 0,77% y el S&P 500, un 0,41%.

Por valores, destacó Lehman Brothers, que llegó a escalar un 8,95%, gracias al avance de las conversaciones con el Korean Development Bank para la adquisición de un paquete en la entidad estadounidense por parte del banco asiático.

El diferencial entre España y Alemania se dispara a 37 puntos básicos

Sigue creciendo la prima de riesgo entre la deuda española y la alemana. En la jornada de ayer, el diferencial del bono a diez años se disparó hasta los 37,6 puntos básicos, después de haber permanecido durante la semana pasada anclada en los 35. Sin embargo, este diferencial o spread aún se encuentra a distancia de los máximos alcanzados durante la crisis del estadounidense Bear Stearns, cuando llegó a rozar los 44 puntos básicos. Se trata de las cotas más altas desde 2001, ya que en 2003 esta brecha entre la deuda española y alemana se redujo hasta los cinco puntos básicos con la implantación de la moneda única y la entrada de España en el grupo de los países más solventes de Europa. Ahora, sin embargo, el mercado está metiendo a los títulos españoles en el mismo saco de otros emisores europeos que, como Italia, Grecia y Portugal, cuentan con un rating inferior. Según los expertos, este repunte del spread refleja el temor a que la crisis económica fulmine de un plumazo el superávit acumulado en los últimos años.