Impuestos

Reino Unido reduce la fiscalidad de la vivienda para impulsar las ventas

El Gobierno del Reino Unido, presidido por Gordon Brown, limitó ayer la aplicación del impuesto sobre la compra de viviendas por primera vez desde 1991. Las viviendas que cuesten menos de 175.000 libras (unos 142.000 euros) estarán exentas durante un año del llamado 'impuesto del sello', según los planes anunciados ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda.

El ministro de Hacienda, Alistair Darling, afirmó que las medidas ayudarían a la mitad de los compradores de vivienda. La decisión aumenta el actual umbral de 125.000 libras a partir del cual se paga el impuesto, y significa que el comprador de una vivienda de 175.000 libras ahorrará 1.750 (cerca de 1.400 euros).

El Gobierno también ayudará a 16.000 personas con dificultades para pagar su hipoteca y a otras 10.000 para comprar su primera vivienda, para lo que invertirá 1.000 millones de libras (unos 810 millones de euros). La libra siguió ayer su senda descendente por los temores a que la economía británica caiga en una recesión, después del estancamiento del PIB registrado en el segundo trimestre.

'Hasta que no haya más financiación disponible, tenemos que recuperar de alguna manera la estabilidad a largo plazo en los mercados inmobiliario e hipotecario'', afirmó ayer Michael Coogan, director general del Consejo de Bancos Hipotecarios, que representa a las entidades bancarias que conceden hipotecas.

El precio medio de una vivienda en Gran Bretaña en julio fue de alrededor de 178.364 libras, según los registros oficiales de la propiedad, aunque los precios en Londres duplican la media nacional. 'La medida no tendrá impacto en el mercado londinense y proporcionará muy poca ayuda a los constructores de viviendas'', dijo Robert Bartlett, responsable de agentes inmobiliarios Chesterton. 'Hay pocas casas construidas por debajo de 175.000 libras''.

Préstamos blandos en Francia

El ministro francés de Ecología, Jean-Louis Borloo, pondrá en marcha en 2009 un sistema de préstamos a tipo de interés cero de hasta 30.000 euros para animar a los franceses a acometer reformas ecológicas y de ahorro energético en sus casas. Según informó ayer Les æpermil;chos, esta medida, que tendrá un impacto presupuestario de unos 1.000 millones de euros, no dependerá de los recursos económicos del solicitante. Inicialmente, la idea es mantener las ayudas hasta 2014, pero si en un año se ve insostenible desde el punto de vista presupuestario, se anularán.