Según la prensa

Un consorcio italiano está dispuesto a invertir 1.000 millones para salvar Alitalia

Un consorcio de empresarios italianos está dispuesto a intervenir para salvar a Alitalia de la quiebra mediante el desembolso de un total de 1.000 millones de euros, según avanzó hoy la prensa del país transalpino.

El consorcio está integrado por el presidente de Air One, Carlo Toto, cuya aerolínea se fusionará a la nueva Alitalia; y el presidente de Piaggio, Roberto Colaninno, que la prensa italiana sitúa como futuro presidente de Alitalia.

También participan el armador Gianluigi Aponte, el grupo Riva, Fondiaria-Sai, Findim, los fondos Equinox y Clessidra, Fingen y Atlantia (antigua Autostrade), en representación de la familia Benetton.

El grupo de empresarios mantuvo ayer su primera reunión en Milán, en la sede del banco Intesa Sanpaolo, al que el Gobierno de Silvio Berlusconi encargó la difícil tarea de sacar adelante las gestiones para reflotar la compañía.

Según los medios locales, Roberto Colaninno estaría dispuesto a invertir unos 200 millones, mientras que Atlantia desembolsará 100 millones y Carlo Toto reinvertirá otros 100 de los 300 millones que recibirá por la venta de Air One. Los demás socios invertirán entre 30 y 50 millones cada uno.

Aparte de la financiación, el primer paso hacia la creación de la nueva compañía lo hará el Gobierno, que este jueves debería aprobar la administración controlada de la aerolínea, justo el día antes del consejo de administración de Alitalia.

Precisamente esta mañana, el Ejecutivo que dirige Silvio Berlusconi mantuvo una reunión para debatir el tema, aunque a la salida, ninguno de los ministros que participaron quiso hacer declaraciones.

Una vez aprobada la administración controlada de la aerolínea, el comisario iniciará los mecanismos para transferir la empresa a los nuevos socios.

Otro de los puntos de negociación más delicados será el de los despidos, que podrían ir de los 5.000 a los 7.000, más de los que preveía la propuesta de la compañía franco-holandesa Air France-Klm, que tanto Silvio Berlusconi como los sindicatos habían rechazado de lleno durante la campaña electoral.

Italia no ha informado a la UE sobre la reestructuración

Por su parte, el portavoz de Transportes de la Comisión Europea, Fabio Pirotta, explicó hoy que el Ejecutivo comunitario no ha recibido una notificación ni formal ni informal por parte del Ejecutivo italiano sobre el contenido del plan de reestructuración que estudia impulsar para evitar la quiebra de la aerolínea Alitalia.

El Ejecutivo comunitario estudia si el Gobierno italiano concedió de forma ilegal ayudas de Estado a Alitalia para impedir su bancarrota a través de un crédito puente de 300 millones de euros para reflotar la aerolínea. La Comisión trabaja con un calendario "máximo" de 18 meses para determinar l