Resultados

El ICO concedió 7.645 millones en créditos hasta junio

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) concedió préstamos por importe de 7.645 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone haber ejecutado el 64,4% del objetivo presupuestado para todo el ejercicio, según el organismo dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda.

Del volumen total de préstamos, un total de 4.927 millones se formalizaron a través de las Líneas de Mediación del Instituto, mientras que las disposiciones acumuladas de la Línea ICO-PYME 2008 en este periodo ascendieron a 4.013 millones de euros.

La actividad crediticia del ICO se completa con los créditos directos a la clientela, dirigidos a financiar proyectos estratégicos para la economía nacional, inversiones de empresas españolas en el exterior y operaciones de política económica. Concretamente, éstos representaron un importe de 2.718 millones de euros, incluidos los avales.

Para hacer frente a estas operaciones, el Instituto acudió al mercado de capitales realizando operaciones de financiación a medio y largo plazo por valor de 9.884 millones de contravalor en euros. De la cifra total, 8.122 millones correspondieron a emisiones realizadas a medio y largo plazo y los 1.762 millones restantes a transacciones a corto plazo.

Entre enero y junio, el Instituto emitió en once divisas diferentes -coronas noruegas, libras esterlinas, dólares, dólares australianos, dólares neozelandeses, reales brasileños, yenes, francos suizos, euros, coronas suecas y liras turcas- con el objetivo de diversificar su base inversora tanto por zonas geográficas como por tipo de inversor.

Multiplica casi por tres su beneficio

Como consecuencia de su actividad en el primer semestre, el ICO registró un beneficio acumulado después de impuestos de 54,5 millones de euros, un 169% más respecto a los 20,26 millones de euros logrados en el mismo periodo del año anterior.

El ICO logró este beneficio tras obtener un margen financiero de 134,3 millones de euros, un margen ordinario de 134,1 millones y un margen de explotación de 116,1 millones de euros.

El coeficiente de morosidad fue del 1,79%, según el criterio del Banco de España y exceptuando las operaciones de política económica, mientras que el coeficiente de solvencia se situó en el 12,10%.

Por último, el aumento de las inversiones crediticias propició que el balance del ICO se haya situado en 45.814 millones de euros, lo que supone un incremento del 14,9% desde el 1 de enero, manteniendo de esta forma la línea de crecimiento iniciada en los primeros meses del ejercicio