Legislación

Bruselas ultima los preparativos para elaborar la norma que regulará las agencias de 'rating'

La Comisión Europea ultima los preparativos para elaborar la norma que presentará en otoño para regular el funcionamiento de las agencias de calificación de riesgos -entre ellas, las tres que dominan el sector, Moody's, Standard & Poor''s y Fitch- tras las insuficiencias detectadas a raíz de las turbulencias financieras que estallaron hace casi un año. Las agencias de 'rating' han sido acusadas de no avisar a tiempo de los problemas de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos y de tener por ello una gran responsabilidad en esta crisis.

El Ejecutivo comunitario publicó dos documentos de consulta para conocer la opinión de las partes afectadas de aquí al 5 de septiembre. El primero de ellos interroga sobre las condiciones de autorización, funcionamiento y vigilancia de las agencias de 'rating', mientras que el segundo propone medidas para remediar la "importancia demasiado grande" que la legislación comunitaria concede a los dictámenes que emiten las agencias. Los ministros de Economía de la UE apoyaron a principios de mes la intención de Bruselas de regular las agencias de calificación de riesgos.

El comisario responsable de Mercado Interior, Charlie McCreevy, destacó que la crisis "ha demostrado la ineficacia de la autorregulación" en el sector de las agencias de 'rating' y se declaró "convencido" de que es necesario legislar en este ámbito a escala de la UE. "Las agencias de 'rating' deberán ajustarse a una serie de exigencias legislativas obligatorias para que las calificaciones no se vean influidas por los conflictos de intereses inherentes al sector", aseguró el comisario en un comunicado.

McCreevy señaló además que "la importancia demasiado grande que la legislación europea concede a las calificaciones ha disuadido a los bancos y a otras instituciones financieras de ejercer su deber de diligencia". "La ley no debería incitarles a basar sus procesos de evaluación de riesgos únicamente en las calificaciones", indicó.

El documento de consulta propone la adopción de un conjunto de reglas que marquen las condiciones que las agencias de 'rating' deberán cumplir para ser autorizadas a ejercer su actividad en la UE.

El principal objetivo es garantizar que las calificaciones constituyan informaciones fiables y precisas para los inversores. Las agencias estarán obligadas a resolver cualquier posible conflicto de interés, a utilizar métodos de evaluación sólidos y a aumentar la transparencia del proceso de elaboración de calificaciones.

Además, el documento de consulta propone dos opciones para permitir a la UE controlar eficazmente a estas agencias. La primera supondría reforzar el papel de coordinación del comité europeo de reguladores de los mercados de valores mobiliarios (CERVM) y una cooperación estrecha en materia de regulación entre los reguladores nacionales.