Información

El supervisor crea una guía para detectar abusos de mercado

Continúa la batalla de la CNMV contra los abusos de mercado. El supervisor publicó ayer un documento en la que conmina a las empresas que prestan servicios de inversión, como los brókeres y las entidades de crédito, a crear una unidad que se encargue de vigilar posibles abusos de mercado, que pueden tener lugar mediante el uso de información privilegiada o de la manipulación de precios. Dicha unidad se encargará de recibir la información sobre estas transacciones, registrarlas, estudiarlas, evaluarlas y decidir su comunicación al regulador.

En el documento, se especifica que las entidades 'no sólo comunicarán las transacciones que consideren sospechosas en el momento de su realización, sino también todas aquellas que tengan tal consideración con posterioridad, a la luz de los sucesos o información posteriores'.

La CNMV incluye además una guía de 21 indicios o puntos de partida para la detección de 'operaciones sospechosas'. Así, señala que uno de los indicios es la 'concentración inusual de transacciones en un valor concreto, por ejemplo por parte de uno o más inversores institucionales conocidos por estar relacionados con el emisor'. También puntualiza que puede ser un rastro de información privilegiada que el cliente pida 'específicamente la inmediata ejecución de una orden, sin importarle el precio al que se ejecutará'.

MÁS OBLIGACIONES

Las entidades deberán comunicar a la CNMV no sólo las operaciones sospechosas efectuadas en el mercado regulado de contado, sino que las obligaciones se extienden a todos los instrumentos financieros, 'incluidos los derivados'.