Aerolíneas

Un consejo de representantes de Iberia y British dirigirá la compañía fusionada

Iberia y British Airways inician un proceso de fusión por el que pretenden convertirse en un plazo inferior a un año en la tercera compañía más grande del mundo tras Air France KLM y Lufthansa Swiss. El pacto para llevar adelante el proyecto ha sido anunciado este medio día por los presidentes de ambas empresas, Fernando Conte y Willie Walsh. La aerolínea ha sido el valor más destacado de la jornada, tras cerrar con un alza del 20,73% en los 1,98 euros por acción.

Una sociedad nacida del trasvase de los actuales accionistas de Iberia y British, según una ecuación de canje todavía por determinar, será quien dirija al nuevo grupo aéreo, que operará con las dos marcas actuales, respetando la estructura de mercados que hoy tiene cada una de ellas.

También se conservarán los respectivos consejo de administración de las empresas originarias, aunque el poder máximo de administración recaerá en un tercer consejo que representará a la sociedad creada con la fusión de las acciones de los propietarios actuales de Iberia y British.

A pesar de que la operación de las respectivas marcas será diferenciada, la cuenta de resultados de la nueva compañía fusionada será común. El nuevo grupo establecerá acuerdos de 'joint venture' con American Airlines, la compañía estadounidense socio de Iberia y de British en la alianza global One World.

El presidente ejecutivo de Iberia, Fernando Conte, afirmó que "una fusión será una buena noticia para nuestros clientes, al fortalecer nuestra propuesta conjunta. Hemos trabajado juntos durante casi 10 años y la unión que ahora se inicia se ha cimentado en el éxito de nuestra relación. Asimismo, refuerza la alianza One World y el papel de Madrid como punto de conexión entre Europa y Latinoamérica". El grupo consolidado mantendrá las marcas de British Airways e Iberia. Asímismo, la entidad fusionada cotizará en las Bolsas de Londres y Madrid.

Para el consejero delegado de British Airways, Willie Walsh, "el panorama de la industria aérea está cambiando y la consolidación es cada vez más necesaria. Un balance común de ambas aerolíneas, las sinergias que se crean y la complementariedad de las redes de las dos compañías convierten la fusión en una propuesta atractiva, especialmente en un contexto económico como el actual. Estamos convencidos de que los accionistas de las dos aerolíneas se beneficiarán de la fusión propuesta".

Durante los meses de mayo y junio de 2008, Iberia adquirió una participación estratégica en British Airways para establecer una simetría accionarial con los intereses que la compañía tiene en el capital social de Iberia así como para reflejar su convencimiento en los beneficios de una colaboración más estrecha entre ambos grupos.

"Actualmente Iberia no tiene intención de incrementar su exposición económica en relación con el capital de British Airways por encima del 9,99%. Aunque los derivados financieros no confieren derechos de voto de ningún tipo en relación con las acciones de British Airways ni tampoco permiten el ejercicio de un derecho de opción de compra sobre las mismas, es intención de Iberia, en el momento oportuno, adquirir acciones adicionales de British Airways sustituyendo así su posición en los referidos derivados financieros", según ha informado la aerolínea española al regulador bursátil.

"Vocación de permanencia" de El Corte Inglés

El Corte Inglés, el cuarto máximo accionista de Iberia con un 3,37% del accionariado, reafirmó hoy su "vocación de permanencia" en el capital de la aerolínea. El grupo que preside Isidoro Álvarez, que no entra en especulaciones futuras sobre posibles movimientos en el capital de la compañía española de bandera, recordó la vocación de "continuidad" y "permanencia" con la que entró en el accionariado de Iberia en el marco de su privatización en 2001, estrategia que a día de hoy mantiene.

"Entramos como accionistas del núcleo estable de Iberia con deseo de continuidad y vocación de permanencia desde el primer momento, y ahí seguimos, manteniendo la misma filosofía, sin entrar a pronunciarnos sobre eventuales posiciones futuras", según indicaron las fuentes.

Por su parte, Caja Madrid aplaudió el anuncio del proceso de fusión entre ambas aerolíneas, al considerar que es una operación "muy buena" para la compañía de bandera española y para los aeropuertos españoles, y expresó su voluntad de continuar en el accionariado del grupo resultante, aunque verá diluida su actual participación del 23%, según fuentes del sector.

Igualmente, la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales considera que como accionista de Iberia el proyecto de fusión anunciado por la compañía aérea con British Airways supone una "operación interesante", informaron fuentes del 'holding' público.