Valor destacado

Cuatro jornadas de números rojos para CAM, que se aleja de su precio de colocación

Su salida a Bolsa creó expectación y curiosidad. Y es que el hecho de ser la primera caja de ahorros en cotizar en el parqué regaló interés a la operación. Sin embargo, su trayectoria no es demasiado optimita. La CAM retrocede desde el pasado miércoles un 7,53% y sus cuotas se cambian ya a 5,45 euros.

Está claro que todo se demuestra con hechos. Caja Mediterráneo cumple mañana una semana en Bolsa y, desde entonces, su trayectoria no ha sido demasiado positiva. La caja tocó los números verdes tan sólo una vez, escasos minutos después del tradicional toque de campana que daba paso a su salto al parqué y, a partir de ahí, la senda bajista ha sido su bandera.

Con un precio de colocación de 5,84 euros, las cuotas de la entidad (instrumentos financieros similares a las acciones pero sin derechos políticos) se cambian hoy a 5,45, retrocediendo un 6,67% en sus cinco jornadas de cotización. Así, la declaración que hacía Roberto López, director general de CAM a finales de junio, que señalaba que ¢un momento de crisis es también un momento de oportunidad¢ no consigue hacerse realidad. La crisis parece estar asegurada, pero la oportunidad, al menos por el momento, brilla por su ausencia.

Valorada en 3.893 millones de euros, la CAM debutó a través de una oferta pública de suscripción (OPS) de 50 millones de cuotas participativas con un valor nominal de dos euros cada una. El volumen de la emisión representa un 7,5% de su patrimonio y está dividida en tres tramos. Un 65,5% es el que se destinó a los inversores minoritarios, mientras que un 31% era para institucionales y otro 3,5% para los empleados.

La demanda de cuotas participativas del tramo minorista superó en 2,2 veces la oferta mientras que la del tramo de inversores cualificados lo hizo en 1,3 veces. En el tramo destinado a los empleados se ha realizado una asignación gratuita a los beneficiarios del mismo de 1.707.084 cuotas participativas.

La operación llevada a cabo por la CAM, cuyo coordinador global es Lehman Brothers, ha contado, además, con el interés de otras cajas como Bancaja, Caja Murcia, o Caixa Galicia, que tienen la intención de seguir sus pasos y colocar parte de su capital en Bolsa como un mecanismo para financiar sus proyectos de expansión.