Productos de inversión

Los 'hedge funds' que operan en crudo y banca sufren un severo castigo

El inesperado repunte de las financieras Fannie Mae y Freddie Mac, con alzas de más del 60% en tres días, y el retroceso en el precio del crudo han dejado en evidencia las apuestas de los gestores.

El mercado se ha vuelto en contra de los hedge funds. Estos productos de inversión, diseñados para sacar el máximo partido de los mercados en tiempos de grandes turbulencias, han sido víctimas en el mes de julio de las más altas dosis de volatilidad. Las dos principales apuestas de los hedge funds, el declive de los valores bancarios e inmobiliarios y el alza de precio del petróleo, han resultado fallidas. Hasta el punto de que los hedge funds arrojan en julio la mayor caída mensual en cinco años, después de que muchos gestores hayan tenido que cubrir precipitadamente las posiciones a corto que habían tomado. Según los datos que recoge la agencia Hedge Fund Research, el índice principal de estos fondos, que engloba a más de 55 hedge funds, ha retrocedido el 3,2% hasta el 24 de julio, lo que supondría la mayor pérdida en un mes desde 2003, fecha en que comenzó a emplearse este indicador.

El vuelco de las cotización de las financieras hipotecarias Fannie Mae y Freddie Mac ha sido la principal zancadilla para el rendimiento de los hedge funds. Los gestores insistían en apostar a la baja cuando la SEC estadounidense decidió restringir la venta al descubierto de estas acciones y de otras firmas financieras, a lo que se sumó la afirmación del presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, de que ambos grupos hipotecarios están bien capitalizados y fuera de peligro. Los títulos de Fannie Mac se dispararon el 71,6% entre las jornadas del 16 al 18 de julio y los de Freddie Mac, el 62% en esas tres sesiones.

Pero no sólo las hipotecarias estadounidenses han sorprendido con el paso cambiado a los hedge funds. Algunos de los valores europeos con más posiciones bajistas, como sucede con bancos e inmobiliarias británicas, también han registrado un repentino impulso. Por ejemplo, HBOS se disparó el 17% en la sesión del 23 de julio, la mayor subida intradía en casi seis años, entre fuertes rumores de que podría ser objeto de compra.

Junto con la montaña rusa en que se ha convertido la cotización de algunos bancos, el petróleo también ha echado por tierra muchas apuestas en los últimos días. El precio del barril West Texas, que llegó a alcanzar un máximo histórico de 147,27 dólares el 11 de julio, cotizaba casi dos semanas después en los 123 dólares, lo que supone un retroceso del 16,3%.

La industria de los hedge funds ya ha dado muestras de debilidad en el segundo trimestre del año. El flujo de nueva inversión llegado a estos activos fue en ese periodo de 12.500 millones de dólares, el más bajo desde el cuarto trimestre de 2005, según datos de Hedge Fund Research.