Mercados

El FMI alerta del rebrote de los riesgos en el sistema financiero

El FMI no se prodiga en mensajes optimistas. æpermil;ste es el de su último informe de estabilidad financiera: los mercados financieros mundiales están en situación de fragilidad, la crisis inmobiliaria americana aún no ha tocado fondo, las dificultades financieras de los bancos están contagiando a la economía real y las autoridades monetarias afrontan una oleada inflacionaria que limita su margen de maniobra.

El director de Mercados de Capitales del Fondo Monetario Internacional (FMI), Jaime Caruana, advirtió ayer de que los riesgos para el sistema financiero global 'vuelven de nuevo, a pesar de las importantes medidas tomadas por las autoridades financieras'. La explicación radica en que la crisis financiera se ha trasladado a la economía real y ésta a su vez retroalimenta la crisis crediticia en una suerte de círculo nada virtuoso. 'La desaceleración de la economía real está contribuyendo a una expansión de los riesgos de crédito a otros activos por encima de la categoría subprime', explicó el directivo del FMI en la presentación del informe sobre estabilidad financiera.

El epicentro de la tormenta económica radica el pinchazo de la burbuja inmobiliaria estadounidense, de la que el responsable del Fondo señaló que 'es difícil ver en estos momentos cuál es el fondo de este mercado'. España es uno de los países más afectados, como indica el dato de compraventa de viviendas, que en mayo registró un descenso del 34% en tasa interanual. El ministro de Economía y vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, espera que la crisis toque fondo el año que viene y que el crecimiento empiece a repuntar en 2010. En este sentido, Caruana también quiso transmitir una señal de confianza: 'La banca española pasará dificultades (...) pero el sistema financiero en España es capaz de afrontar la situación y está bien capitalizado en términos generales'.

La incertidumbre general desatada por el estallido de la crisis subprime hace ya un año, ha endurecido el acceso a la financiación a los propios bancos, como refleja el Euríbor, que en 12 meses ha pasado del 4,535% al 5,389%. La prima sobre los tipos oficiales del BCE es de 113,9 puntos, cuando el promedio histórico es de 38,65. La desconfianza entre los bancos tiene como resultado de que el coste del crédito se encarece, recortando la capacidad adquisitiva de los consumidores y complicando la financiación de proyectos empresariales.

Las pérdidas globales declaradas por la banca rebasan los 400.000 millones de dólares (255.000 millones de euros). Las entidades han logrado captar fondos, pero esto no basta porque las pérdidas declaradas los 'superan con creces'. 'A los bancos les cuesta mantener la rentabilidad debido al deterioro de la calidad del crédito, los menores ingresos por comisiones, los altos costes de financiación y las exposiciones hipotecarias y frente a las llamadas aseguradoras monoline', dice el FMI.

La sombra de la inflación

Para completar el cuadro, el organismo internacional avisa de que la capacidad de acción de los bancos centrales es esta vez bastante corta: 'Van a poder contribuir relativamente poco'. El problema radica en la fuerte presión inflacionaria, que impide aplicar políticas expansionistas. En un año, el IPC ha pasado del 2,4% al 5% en España, del 1,9% al 4% en la eurozona.

El trasfondo de la crisis es el de un negocio con tanto éxito, el inmobiliario, que al final se ha descontrolado. La rebaja generalizada de los tipos de interés y el invento de productos como las hipotecas subprime, concedidas a gente sin solvencia acreditada, han facilitado la fiebre del ladrillo en España, Irlanda o EE UU. El ascenso efervescente de los precios de la vivienda, la concesión de créditos y la venta posterior de éstos en el mercado financiero vía bonos hipotecarios marchaba a toda velocidad sobre unos rieles que ahora se han revelado demasiado inestables.

CLAVES

1. Préstamos: El crecimiento de los préstamos estadounidenses cayó un 5,2% en el primer trimestre; el peor dato desde la recesión de 2001.

2. Agencias: El FMI reclama una revisión profunda del modelo operativo y de la supervisión de las agencias hipotecarias americanas Fannie Mae y Freddie Mac.

3. Calidad: La incertidumbre se está traduciendo en un deterioro generalizado de la calidad crediticia.