Crisis inmobiliaria

Martinsa firma con los sindicatos un principio de acuerdo para el ERE

Los sindicatos y la dirección de la inmobiliaria Martinsa Fadesa alcanzaron hoy un principio de acuerdo para despedir a 234 trabajadores mediante un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que prevé indemnizaciones de 36 días por año trabajado, con un máximo de 20 mensualidades.

Fuentes sindicales explicaron que esta propuesta será sometida a las asambleas de trabajadores de Martinsa Fadesa para que lo ratifiquen o lo rechacen. Además, indicaron que si la propuesta supera este trámite, la próxima semana podrían firmar con la empresa el acuerdo definitivo, que podría ratificar el juez que se ocupa del concurso voluntario (antigua suspensión de pagos) dentro de unos quince días.

Fuentes sindicales explicaron a EFE que esta propuesta será sometida a las asambleas de trabajadores de Martinsa Fadesa que se celebrarán en los próximos días, para que lo ratifiquen o lo rechacen.

Además, indicaron que si la propuesta supera este trámite, la próxima semana podrían firmar con la empresa el acuerdo definitivo, que podría ratificar el juez de lo Mercantil de A Coruña que se ocupa del concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) dentro de unos quince días.

Según un comunicado de Comisiones Obreras, a petición de la representación sindical, la dirección de Martinsa Fadesa ha aceptado incluir en el texto del principio de acuerdo un compromiso por el que la inmobiliaria "pondrá todos los medios a su alcance para garantizar el mantenimiento del resto de la plantilla".

El secretario de Servicios Jurídicos de FECOMA-CCOO, José Luis López, ha manifestado su confianza en que "tanto los administradores como el juez ratifiquen este acuerdo, siendo sensibles a la situación a la que se han visto abocados los 234 trabajadores y trabajadoras afectados por este ERE".

El mismo día que Martinsa Fadesa presentó el concurso voluntario, el pasado 15 de julio, empresa y sindicatos constituyeron la mesa negociadora del ERE, en una primera reunión en la que la dirección ofrecía indemnizaciones de 25 días por año trabajado, en tanto que los sindicatos demandaban una compensación de 45 días.

La semana pasada, el lunes 21, se celebró una nueva reunión, en la que la empresa elevó a 28 días la indemnización para cada trabajador afectado por el ERE, que fue rechazada por la representación de los trabajadores.