Rose Quahba

'En depósitos se puede perder dinero'

Experta en administración de activos conservadores, esta francesa ha trabajado en Ixis antes de incorporarse a Carmignac.

Rose Quahba lleva las riendas de las inversiones en renta fija de la gestora francesa Carmignac, con un volumen de activos bajo gestión en Europa de 14.000 millones de euros. Su filosofía se sustenta sobre la gestión activa que busca la rentabilidad absoluta. Sus decisiones son fruto de las convicciones y no están vinculadas a los índices, ni a un estilo de moda y en ellas prima la diversificación global.

¿Qué opina de las repercusiones de la crisis subprime...?

Lo más crítico de las subprime ya ha pasado, pero lo que estamos viendo son los efectos, su repercusión sobre la economía americana, mayor de lo que los mercados esperaban, pues el consumo se ha recortado y el desempleo está en aumento.

'Los garantizados no son una buena opción, pues encierran costes ocultos y rinden poco'

¿Qué ha cambiado en la gestión de los fondos?

La volatilidad abre vías a nuevas oportunidades. Estamos abiertos a invertir en cualquier mercado interesante y a reducir la exposición si lo creemos conveniente. No se puede olvidar el dinamismo de los países emergentes como Brasil, el sudeste asiático o Europa.

¿Cómo va el ejercicio?

Los clientes están demostrando tener confianza en nosotros después de un año récord en número de suscripciones. Gestionamos más de 14.000 millones de euros en Europa, de ellos 500 millones corresponden a España.

¿Cómo persuade a los clientes de que invertir en un fondo es más atractivo que en un depósito?

Si se contrata un depósito a corto plazo, el inversor estará seguro y obtendrá un rendimiento al cabo de tres meses, pero esta elección puede hacerle perder montones de dinero para el resto del año, ya que el mercado de deuda se mueve muy rápido. Pierde las oportunidades que ofrezca la renta fija.

¿Cómo puede afectar a la renta fija la subida del IPC comunitario? ¿Qué ha cambiado en su gestión?

Las tensiones inflacionistas aparecidas tras la estela del alza del crudo, más del 40% en este trimestre, han originado un cambio de rumbo brutal en los mercados de tipos. Nuestra gestión ha adoptado un perfil prudente y esto se refleja en que la cartera del fondo ofrece una buena rentabilidad actualmente. Seguimos a la espera de inflexiones por parte del BCE, aunque es improbable que estas últimas aparezcan antes de que se supere la cresta de inflación, esto es, a partir de septiembre. Pensamos que el actual pesimismo generalizado puede desvanecerse y dar paso a un fuerte repunte de los mercados ante una señal positiva relativa a la inflación, la solvencia bancaria o la rentabilidad de las empresas.

¿Cómo cree que evolucionarán los tipos de interés?

La bajada de los tipos de interés en Europa es cuestión de tiempo. La política del BCE constituye una fuente de volatilidad e implica un control táctico de la exposición al riesgo de tipos de interés. Previsiblemente irán a la baja por la desaceleración en EE UU y en Europa, aunque hay otros factores como el precio del petróleo y las materias primas, que inciden sobre el IPC.

¿Qué rentará más, la deuda soberana o los títulos privados?

Las emisiones corporativas ofrecen unas valoraciones atractivas y constituirán el principal motor de la rentabilidad en 2008. También son interesantes los bonos a muy corto plazo porque el mayor riesgo es la inflación. La aversión al riesgo ha penalizado la rentabilidad de los bonos del Estado.

¿Cómo se distribuye su cartera de renta fija actualmente?

Estamos muy diversificados. Un 60% de la cartera está en bonos corporativos, un 20% en deuda del Estado en euros, un 10% en liquidez, un 5% en bonos indexados, un 4% en convertibles y el 1% en bonos corporativos emergentes. Hemos aumentado la partida de préstamos privados, reducido la cuantía de títulos de estados desarrollados y de países emergentes, liquidado las obligaciones indexadas a la inflación y aumentado los instrumentos líquidos.

¿Qué títulos españoles tienen?

Bonos de Telefónica.

¿Cuál es el peso de la deuda española en su cartera?

No invertimos en función del peso de un país sobre la economía mundial, sino en los activos que nos parecen más atractivos. Por ejemplo, Italia era un parqué poco interesante bursátilmente, pero nosotros apostamos por bonos de Fiat, compañía que está muy bien gestionada y cuyos títulos ofrecen una interesante rentabilidad, un 6,75% anualizado. Alemania ha sido uno de los mercados que más han tirado el año pasado y, sin embargo, no hemos invertido en compañías germanas porque los precios de sus títulos de deuda eran muy altos. Brasil y el sudeste asiático ofrecen interesantes oportunidades.

Destaque sus mejores apuestas...

Hay oportunidades en instituciones financieras de reconocido prestigio como UBS o en empresas con buenas perspectivas como Gazprom. En divisas creemos que la tendencia a la depreciación del dólar está tocando a su fin. Confiamos en la corona noruega, el dólar australiano, el peso chileno y el real brasileño.

¿Qué opina sobre la rentabilidad del fondo de Tesoro noruego?

Es una buena inversión a largo plazo. Las rentabilidades han sufrido últimamente por la apreciación de la moneda frente al euro y la inflación provocada por la subida del petróleo, pero en el largo plazo tengo confianza en ello.

¿Cuáles son las diferencias entre los inversores españoles y los franceses y europeos?

En Francia están menos inquietos con la crisis y tienen una visión más global. Creen que se puede obtener rentabilidad fuera de Europa.

¿Qué le parecen los fondos garantizados?

No son una buena elección, pues son productos sencillos, con costes ocultos y que en la mayor parte de las ocasiones proporcionan rendimientos bajos para el cliente.

Gestión de autor muy diversificada

Rose Quabha gestiona tres fondos de la gestora francesa Carmignac: Carmignac Global Bond Macro, Carmignac Sécurité y es cogestora con Edouard Carmignac de Carmignac Patrimoine. Todas estas instituciones de inversión colectiva componen la línea conservadora de la casa gala.

En el primero de ellos, la cartera se invierte en obligaciones internacionales que buscan rentabilidad absoluta y regular. En el segundo, el portfolio también persigue rendimientos en cualquier situación de mercado, apostando por la renta fija. Y, en el último administra el 50% de la cartera de renta fija, mientras que el fundador de la gestora se ocupa de la apuesta por renta variable y cobertura con derivados. Esta gestora, de autor, es una profunda conocedora de los mercados emergentes y de las materias primas. Su confianza en ambos sigue siendo clara. Así Edouard Carmignac dice que 'frente a la desaceleración del viejo mundo, los países emergentes continúan creciendo a un ritmo que apenas se ha reducido en los últimos años'. En abril pasado abrieron oficina de representación en Madrid. En la CNMV tienen 14 fondos registrados y están pendientes de la aprobación de otros dos más.