Resultados semestrales

Las altas provisiones limitan al 8,4% el avance del resultado de La Caixa

La Caixa ha ganado en la primera parte del año 1.060 millones de euros por el negocio puramente financiero, lo que representa un 8,4% más que en el mismo periodo del año. Esta cantidad podría haber sido mayor si no hubiera realizado una política de prudencia al calificar como dudosos el 25% de los préstamos concedidos a Martinsa (192 millones de euros) y destinar los beneficios extraordinarios a dotaciones. Ante esto, la morosidad de la caja repunta al 1,26%.

El año pasado por estas fechas, la situación que vivía la banca era completamente distinta a la actual. Ni la economía estaba en pleno proceso de desaceleración, ni había crisis de liquidez, ni los mercados estaban a la baja. Gracias a ello, La Caixa se apuntaba unos resultados extraordinarios por la venta del 1,05% de Suez y 2% de Atlantia de 200 millones, que ahora no puede.

Esto ha provocado que el resultado recurrente de la primera caja española -el puramente financiero- se eleve un 8,4% hasta los 1.060 millones de euros en el primer semestre del año. Antes del reparto a los accionistas minoritarios de Criteria, el holding que agrupa a sus participadas, el beneficio recurrente hubiera subido un 20,6%.

No obstante, el resultado atribuido al grupo disminuye en este periodo un 13,7% interanual. La Caixa pasa de ganar 1.228 millones de euros en junio de 2007 a 1.060 millones en el primer semestre de 2008, entre otras cosas, por el extremado ejercicio de prudencia realizado. De hecho, los ingresos extra de este periodo (225 millones) han ido a parar a dotaciones íntegramente.

La caja presidida por Isidro Fainé ha contabilizado como dudosos el 25% de los créditos concedidos a Martinsa (192 millones), aumentando las dotaciones por insolvencias hasta 546 millones de euros frente a los 212 millones que había en junio de 2007.

Esto ha originado un repunte de la morosidad hasta el 1,26% desde el 0,38% de hace un año, lo que significa triplicar los impagados. Pero la entidad aclara que sin la crisis de Martinsa, La Caixa habría cerrado el semestre con una mora del 0,84%.

Esta prudencia se ha podido realizar gracias al buen ritmo de crecimiento de créditos y depósitos (11,7% más). La cartera de préstamos supera los 170.000 millones de euros. Las hipotecas crecen un 5% mientras que el crédito a empresas avanza un 18,2%, tras la implantación de 66 centros de negocio de empresas.

Por su parte, los recursos se elevan a 240.625 millones de euros, con un fuerte aumento del ahorro a plazo y los empréstitos (cédulas hipotecarias), que suben un 31,1%. También los fondos de inversión y de pensiones aumentan considerablemente (casi el 12%) fruto de la compra de la división de banca privada a Morgan Stanley, más que de nuevas suscripciones o revalorizaciones. Todo ello hace que La Caixa aumente el volumen financiero en 25.257 millones hasta los 410.896 millones, un 11,7% más, y además mejore su eficiencia, situando la ratio en el 42,5%, un 1,7 puntos menos.

En la cascada de resultados recurrentes, los márgenes crecen por encima de los dos dígitos. El margen de intermediación sube un 17%; el margen ordinario, un 13%; y el de explotación, un 12,3%. La entidad ha aplicado una política de contención de costes y mejora de productividad a través de sistemas internos de gestión de riesgos.

Las claves

Capacidad comercial

¦bull; Red la entidad cuenta con la red más extensa del sistema español con 5.581 oficinas, 335 más que en el mismo periodo del año anterior.

¦bull; Cajeros automáticos dispone de 8.162 cajeros automáticos, lo que supone un incremento de 462 en este periodo. El parque de tarjetas asciende a los 10,1 millones (+714.052), con un alza del 8,8% de los ingresos, y una cuota de mercado del 17,7%.

¦bull; Banca online es líder en servicios online con 5,3 millones de clientes. La operativa por internet aumentó un 25%, tramitando ya el 53% del total.

La caja apela 5.000 millones al BCE para aumentar la liquidez

La liquidez de la caja catalana alcanza a junio de este año un total de 25.675 millones de euros, de los que 5.193 correspondieron la apelación al Banco Central Europeo, a través de la póliza que tienen todas las entidades financieras europeas.

Esta liquidez supone un 11,2% más que en el mismo periodo del año anterior, debido a que en el segundo trimestre de 2008 La Caixa emitió un total de 1.500 millones de euros en cédulas hipotecarias, consiguiendo con este gesto abrir un mercado que hasta ese momento estaba prácticamente cerrado.

Para la entidad, 'el fuerte crecimiento de los depósitos y empréstitos con clientes minoristas, junto con la contención del crecimiento de la actividad crediticia garantizan la autofinanciación en términos de liquidez'.

La caja cuenta también con unas plusvalías latentes de sus participadas agrupadas en el holding Criteria de 7.969 millones de euros. El valor de las cotizadas asciende a 20.329 millones de euros.

La solvencia mejora tras aplicar los requerimientos de Basilea II

La Caixa ha recibido el pasado mes de junio la autorización del Banco de España para la utilización de modelos internos para calcular los requerimientos mínimos de capital por riesgo de crédito, de acuerdo con Basilea II.

Con la aplicación de Basilea II, que permite discriminar mejor los requerimientos de capital en función del perfil del riesgo, los ratios de solvencia del grupo alcanzan el 8,5% de core capital y del 10,1% de Tier 1.

Para la caja, 'la elevada rentabilidad obtenida por el grupo, con un resultado después de impuestos de 1.195 millones de euros, ha permitido continuar autofinanciando en términos de solvencia el equilibrado crecimiento del negocio -un 11,7%-.

La caja se encuentra inmersa en un plan estratégico que comprende desde 2007 a 2010, que persigue reafirmar posiciones de liderazgo en banca de familias y empresas, manteniendo las fortalezas del modelo. Al tiempo, la entidad también busca potenciar la internacionalización de la actividad.