Mercados

Las cuotas de la CAM debutan hoy en Bolsa

Debutan en plena convulsión bursátil de la banca

La Bolsa española va a asistir hoy a un hecho histórico, la salida al parqué de una caja de ahorros. La CAM estrena hoy, con un precio de salida de 5,84 euros, su primera emisión de cuotas participativas, acciones sin derecho a voto que van a servir para reforzar los recursos propios y para dar la medida de cuál es la valoración que hace el mercado de su negocio.

La apuesta es arriesgada. Llega en un delicado momento bursátil, con los valores financieros en el ojo del huracán y los inversores recelosos de la exposición de la banca -y en especial de las cajas- al sector inmobiliario.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) saca hoy al mercado 50 millones de cuotas participativas, que equivalen al 7,5% de su capital, pero que presentan notables diferencias respecto a una emisión de acciones.

Los recién estrenados cuotapartícipes han de saber que estos títulos, además de no conceder derechos políticos, estarán sujetos al rigor con que el mercado juzga ahora la solvencia y la gestión del avance de la morosidad y no disfrutan del mismo sistema de retribución que las acciones. La CAM destinará a los cuotapartícipes el 7,5% de su beneficio neto individual, pero no todo será retribución en efectivo. Los titulares de cuotas participativas recibirán el 50% de ese 7,5%, es decir, el 3,75% del beneficio. El 3,75% restante se destinará al fondo de reserva del cuotapartícipe, de modo esta parte del beneficio quedará reinvertida en la caja y contribuirá a elevar el patrimonio de la entidad.

Ese fondo, que crecerá por tanto año a año, sólo se repartiría de forma efectiva entre los cuotapartícipes en el caso extremo de liquidación de la caja, según establece la regulación de las cuotas participativas.

Pablo Mañueco, socio director de Analistas Financieros Internacionales (AFI), que ha asesorado a la CAM en la operación, explica que los cuotapartícipes reciben como pago en efectivo un porcentaje al menos equivalente al que se destina a obra social y recuerda que la caja alicantina dedica habitualmente el 23% de su beneficio a fines sociales. En esta primera emisión, ha decidido destinar a los cuotapartícipes el 7,5% del beneficio y de ahí, el 50% al pago efectivo, un porcentaje que se fija cada año en asamblea pero que no podría ser inferior por tanto al 23% destinado a obra social.

La rentabilidad de las cuotas será por tanto la de la revalorización que marque el mercado junto con la política de retribución al cuotapartícipe que decida cada año la caja, con los matices ya comentados.

Liquidez

El grado de liquidez de las cuotas es otra de las incógnitas del estreno. La caja emite sólo el 7,5% de su capital y el conjunto del grupo CAM no podrá comprar en mercado más del 5% de lo emitido.

Ningún cuotapartícipe podrá poseer más del 5% de las cuotas en circulación. La CAM sale a cotizar por tanto con un free float inferior al de Banesto.