Movimientos en energía

Las fotovoltaicas avisan de que la nueva ley impedirá invertir 16.000 millones

Las empresas de la energía solar fotovoltaica rechazaron ayer de plano el borrador del nuevo real decreto que determinará la cuantía de las primas para su industria. Cuantifican en 16.000 millones las inversiones que no se materializarán en cuatro años por el marco legal.

No llueve a gusto de nadie. Las patronales que representan al conjunto del sector de la energía solar fotovoltaica rechazaron tajantemente ayer el borrador de Real Decreto que regirá las retribuciones para esta energía renovable a partir de septiembre, fecha en la que la legislación actual pierde su vigencia.

El secretario general de la Energía, Pedro Marín, fue el encargado de desvelar el miércoles las líneas maestras de la regulación, que establece una rebaja en las primas del 35%, un cupo máximo de potencia para instalar en 2009 de 300 MW y un límite de potencia por planta de 10 MW. La recién creada Asociación Empresarial Fotovoltaica (AEF) expresó ayer, en boca de su presidente Juan Laso, su 'indignación y sorpresa' por este marco.

'No lo podemos entender. La propuesta de Industria supone la destrucción de 40.000 empleos y la renuncia a una inversión de 16.000 millones de euros en los próximos cuatros años provocando el cierre del sector industrial fotovoltaico', afirmó ayer Laso.

Fuentes de AEF precisaron que, dentro de estos 16.000 millones que se dejarán de invertir, unos 14.000 corresponderán a la actividad que se perderá en la rama de componentes e instalaciones para la industria fotovoltaica; unos 750 millones, a ingenieras; otros 750 millones a los trabajos de mejora de la red de distribución que no se harán y otros 500 millones, a las tasas municipales que no tendrán que abonarse. Cifraron en '1.080 millones la contribución a las arcas públicas del sector fotovoltaico en 2008' en Impuesto de Sociedades, IRPF, tasas locales y contribuciones a la Seguridad Social.

Y es que esta nueva patronal, que representa a 13 de las mayores empresas del sector, como Solaria, BP Solar, Gamesa Solar o Isofotón, no se ve beneficiada con ninguno de los puntos clave de la regulación de Industria. Los intereses que representa son totalmente diferentes.

La AEF propuso al Ministerio, en la última reunión que se mantuvo sobre este tema el pasado lunes y según un documento sobre este encuentro al que tuvo acceso Cinco Días, una prima de 35,8 euros por MW para las instalaciones en suelo, frente a los 29 euros que ha ofrecido Industria y un 20% menor que la actual. Además, la patronal pedía al Gobierno que estableciese un volumen de mercado de 800 MW para 2009 frente al cupo máximo de potencia que se permitirá instalar de 300 MW, de los que 200 MW se dedicarán a instalaciones en techo y otros 100 MW, para las plantas en suelo. Fuentes empresariales cercanas confirmaron estos datos.

'Nuestra sorpresa e indignación es aún mayor teniendo en cuenta que éste es un sector potente que convierte a España en uno de los países líderes en energías renovables', afirmó ayer el presidente de la AEF. 'Esto exige un desarrollo natural del mercado, sin restricciones previas, aunque sí atemperado por el funcionamiento de una tarifa adecuada al ritmo de generación planificado', agregó. Solaria cayó ayer en Bolsa un 4,2%.

'Parálisis' en el sector

Desde la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF), la primera patronal creada por las empresas, y la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) ya avanzaron el miércoles que las propuestas de Industria 'abocan a la práctica paralización del sector'. 'Con ello, quedan en entredicho los compromisos del Gobierno socialista de apoyo al sector de las energías renovables', afirmaron.

Frente a su propuesta de techo de potencia de 600 MW, que prevé dedicar 120 MW a las plantas que no entren en el plazo de la norma actual y que ya supondría un 'fortísimo ajuste' respecto de los 1.500 MW de este año, 'el ministerio, más preocupado por reducir el déficit de tarifa que por mantener el desarrollo del sector, sostiene, por el contrario, la idea de fijar en 300 MW el tope y tampoco ha despejado la incertidumbre para el tercer trimestre de 2008, en el que ya se vislumbra la parálisis total del mercado nacional', dijeron.