Informe

El soporte de la vivienda se tambalea

Freddie Mac y Fannie Mae, riesgo para la economía y los mercados.

A principios de semana un analista de Lehman hizo público un informe sobre Fannie Mae y Freddie Mac. Lehman explicaba que la organización que establece las normas contables, Fasb, está considerando obligar a la banca a llevar a los libros la deuda titulizada fuera de ellos. En ese caso, se calcula que Fannie tendría que captar 46.000 millones de dólares y Freddie 29.000 más para cubrir pérdidas.

Ese día la tormenta sobre las dos firmas se convirtió en huracán. En Lehman pensaban que probablemente Freddie y Fannie estarían exentas de la norma pero la mecha ya estaba encendida.

Fannie se creó durante la Gran Depresión y Freddie en los setenta. Cotizan pero su objeto social está fijado por el Estado (son Government Sponsored Enterprises, GSE) y es promover el mercado de la vivienda. Ninguna concede hipotecas, sino que compran y avalan las concedidas por las entidades de crédito para proveer liquidez al mercado hipotecario y de hecho, todos los planes, en marcha o en proyecto, para dinamizar el sector de la vivienda pasan por ampliar su papel.

Freddie ha perdido esta semana un 45,74% y Fannie un 47,8%. Ambas acumulan pérdidas de 11.000 millones en los tres últimos trimestres y su financiación, a través de los mercados de deuda (a un coste menor que el resto del mercado), está siendo cada vez más cara porque, por ejemplo, Freddie sería técnicamente insolvente si contabilizara sus activos por su valor de mercado. Los analistas creen que la subida de la morosidad, los embargos y la caída del precio de la vivienda elevarán sus pérdidas y tendrán que captar capital para cubrirlas.

Por su condición de GSE se asume que si, como se teme, se produce un caso como Bear Stearns, el Gobierno las intervendrá. De hecho, ayer, casi a cierre de mercado, la Fed abrió para ellas la ventanilla de descuento de emergencia. Pero los mercados están nerviosos. The New York Times decía que el Gobierno planeaba la nacionalización aunque luego no fue confirmada por el Tesoro. Lo que sea para evitar el tambaleo del soporte de un sector convertido en el epicentro de una crisis global y que puede tener graves repercusiones para los contribuyentes que tendrían que pagarían las perdidas si hay nacionalización.

Las GSE son clave fuera de EE UU porque muchos bancos tienen títulos de estas instituciones que garantizan la mitad de las hipotecas del país ( 5,2 billones de dólares).

En EE UU la crisis de la vivienda se agravaría. Las GSE son las mayores proveedoras de liquidez en un mercado ya constreñido. Si no pueden tomar prestado del mercado de deuda o este se encarece no pondrían operar y ahogaría el crédito incluso para clientes solventes.

Sube la prima de riesgo de Lehman

Los rumores sobre una posible quiebra golpearon de nuevo el viernes a Lehman Brothers, una entidad que ha estado en el centro de las sospechas desde que la Fed tuvo que acudir al rescate de Bear Stearns, junto con JPMorgan, a mediados del pasado marzo. Esta incertidumbre provocó una caída de la cotización del banco estadounidense del 16,30%, hasta situarla en la cota más baja desde octubre de 1999. Muestra de las dudas que suscita el banco de inversión es que su prima de riesgo se disparara el viernes hasta 380 puntos básicos, los niveles más altos desde el pasado marzo. El diferencial de crédito de Lehman arrancó el año en 115 puntos básicos, pero cuando se produjo el colapso de Bear Stearns alcanzó los 450 puntos básicos.

Merrill Lynch, otra de las entidades que ha sufrido por la crisis subprime, la prima de riesgo que exigen los inversores alcanzaba en los últimos días los 275 puntos básicos y Citi los 145 puntos básicos. Estos diferenciales se encuentran muy por encima de algunos de sus competidores europeos, como es el caso de Santander y BBVA en los que rondan los 80 puntos básicos, el doble que a comienzos de año.

La opinión de los analistas

Natalia Aguirre. Directora de análisis de Renta 4

'Las valoraciones son atractivas pero esto no es suficiente para apoyar el rebote. Están en cotas históricas aunque se contemple una revisión a la baja del 20%. Esta semana las referencias van a ser negativas, tanto desde el punto de vista macroeconómico como de resultados. Si el S&P pierde el soporte de los 1.250 puntos (como ocurrió el viernes), va a haber momentos de pánico'.

Alberto Roldán. Director de análisis de Inverseguros

'Nuestra perspectiva es muy negativa; somos bajistas. Los resultados del segundo trimestre van a ser el preludio de una oleada de recomendaciones a la baja, por lo que el argumento de que la Bolsa está barata pierde peso. El inversor final está fuera del mercado y los gestores no se mueven. La entrada en el mercado no se producirá hasta que no se produzca este ajuste de los beneficios'.

Ignacio Cantos. Director de renta variable de Atlas Capital

'Estas cotizaciones en la Bolsa española están descontando que estamos en una recesión seria y relativamente larga. El Ibex ha roto la banda entre los 11.600 y los 12.200 puntos, por lo que parece que irá hacia los 10.800 puntos. Si llega a este nivel habría que tomar posiciones y pensar que se está comprando a buenos precios'.

José Luis Martínez. Estratega de Citi en España

'Aún no ha visto la claudicación de posiciones que se debería producir; puede caer más. Este pánico puede dar paso a una situación de stand by en el verano y luego a una recuperación. No sé donde está el suelo, pero creo que el mercado está muy sobrevendido. Hay que empezar a picotear un poquito'.