Inversión

Arcelor entra en el negocio de la energía renovable con el capital riesgo

ArcelorMittal ha puesto en marcha un fondo de capital riesgo con varios socios para dar el salto al negocio de las energías renovables, con una primera inversión de 12,5 millones en el sector solar. Además, el grupo ha creado un nuevo fondo de carbono de 100 millones.

ArcelorMittal ha decidido empezar a poner en práctica la nueva estrategia energética para el grupo que aprobó el pasado mes de mayo. El viernes, el líder mundial del acero anunció las dos primeras medidas adoptadas en este sentido: una que le permite dar el salto al negocio de las energías renovables y otra encaminada a aprovechar las ventajas del nuevo mercado de derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2).

En el primer caso, el grupo ha impulsado la creación de un fondo de capital riesgo que invertirá en empresas e iniciativas vinculadas al desarrollo de tecnologías limpias de generación de energía, en especial, de aquellas que tengan aplicaciones en la industria siderúrgica.

Para lanzar este fondo, el grupo que preside Lakshmi Mittal ha elegido como socios a varias sociedades de capital riesgo con experiencia en el sector de renovables, entre las que se encuentran las estadounidenses Bessemer Venture Partners, KPCB (que tiene como socio al ex vicepresidente norteamericano Al Gore) y Khosla Ventures. El fondo está administrado por la división de Planos de ArcelorMittal en América, que incluye sus actividades en EE UU, Canadá, México y Brasil. El responsable de la división, Lou Schorsch, es el presidente del comité de inversiones del fondo.

La empresa invertirá 315 millones hasta 2011 en eficiencia energética

ARCELORMITTAL 20,63 2,48%

Su primera decisión ha sido inyectar 20 millones de dólares (12,5 millones de euros) en la empresa californiana Miasolé, que fabrica paneles solares de película fina, con una mayor eficiencia que los paneles convencionales. Esta tecnología permite una reducción del coste de los sistemas fotovoltaicos.

315 millones en eficiencia

ArcelorMittal tiene previsto invertir 500 millones de dólares (314,5 millones de euros) hasta 2011 en tecnologías y sistemas que le permitan lograr una mayor eficiencia energética. La siderurgia es una de las industrias más intensivas en el consumo de la energía. En 2007, el grupo con sede Luxemburgo necesitó 22,3 gigajulios por cada tonelada de acero líquido producido. Sólo con mejoras de gestión, la compañía cree que podría reducir un 10% su actual consumo energético.

La segunda iniciativa puesta en marcha por ArcelorMittal ha sido la creación de un nuevo fondo de carbono, con una inversión inicial de 100 millones de euros, con el que pretende 'introducirse de forma estratégica en el mercado de derechos de emisión de CO2'. La empresa quiere invertir, en el marco del Protocolo de Kioto, en proyectos considerados mecanismos de desarrollo limpio o de aplicación conjunta con el fin de obtener derechos de emisión gratuitos.

El World Resources Institute estima que la industria siderúrgica es responsable del 3,2% del total mundial de emisiones de CO2 provocadas por la actividad humana. En todo caso, las mejoras de eficiencia y tecnología logradas por las empresas del sector en los últimos 30 años han permitido recortar las emisiones en Europa occidental cerca de un 50%.

ArcelorMittal calcula que el año pasado su actividad de producción de acero emitió 239 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera. Como media, cada tonelada de acero bruto fabricada a partir de mineral de hierro en altos hornos genera, de forma directa, entre 1,5 y 2 toneladas de CO2.

Los hornos de arco eléctrico (de los que sale 24% de la producción de la compañía) reducen significativamente estas cifras pero su uso está limitado a la disponibilidad de chatarra. En 2007, el grupo usó 45 millones de toneladas de chatarra o sustitutos. En el caso de otros gases contaminantes, la fabricación de una tonelada de acero emite 2,19 kilos de dióxido de azufre y 1,38 kilos de dióxido de nitrógeno. Para tratar de reducir estas cifras, ArcelorMittal aprobó inversiones en el área medioambiental de 192,7 millones de euros.

La I+D en la siderurgia europea inicia una nueva fase

ArcelorMitttal también lidera desde hace unos años el programa Ulcos (Ultra Low CO2 Steelmaking), puesto en marcha por 48 empresas siderúrgicas, de energía y de ingeniería, con el apoyo de la UE, para el desarrollo de nuevas tecnologías para la fabricación de acero que permitan recortar en un 50% el actual nivel de emisiones.

En estos momentos, el programa ya se encuentra en su segunda fase, en la que se han elegido cuatro posibles tecnologías que se empezarán a probar a escala industrial. Casi todas estas tecnologías incluyen sistemas de captura y almacenamiento de las emisiones de carbono.

Finalizada esta etapa, se abrirá un periodo de cinco años de pruebas piloto para confirmar la viabilidad técnica y económica de la alternativa.