Telefonía móvil

El día del iPhone

Es el antídoto anticrisis de Telefónica. La demostración de que ciertos productos funcionan como imanes para miles de fans sea cual sea la circunstancia. Y ya tiene precio. El iPhone costará entre cero y 359 euros dependiendo del consumo mensual, menos que en Francia o Italia, pero más que en Reino Unido.

El día del iPhone
El día del iPhone

Un equipo de 50 trabajadores de Telefónica ha dedicado todos sus esfuerzos de los últimos meses a crear los planes de precios con los que se venderá el iPhone en su versión de tercera generación en España, donde aterriza por primera vez. El resultado son dos hojas con decenas de posibilidades, que han sido el secreto mejor guardado hasta ayer, cuando se rompió el lacre. El iPhone se pone hoy a la venta a las 10 de la mañana y los compradores ya tienen toda la información. Hay tarifas para todos los gustos, algo que rompe el esquema de otros países, pero se cumple lo esperado: para que el móvil salga barato, hay que comprometerse a gastar mucho al mes.

Y es que el precio del iPhone puede ser incluso de cero euros, siempre que el cliente esté dispuesto a abonar 85 euros al mes de consumo de voz y datos. Pero se trata del modelo de iPhone de 8 GB. Para que el de 16 GB -el de más capacidad y que se vende en negro o blanco- salga gratis, el pago mensual asciende a 115 euros. Al lado contrario, la opción más cara es la que da al iPhone de 16 GB un coste de 359 euros, pero es que el consumo es el más bajo. El desembolso mensual obligatorio se reduce a 24 euros. Con este mismo gasto, el modelo de 8 GB costaría 299 euros. En todos los casos, el compromiso de permanencia del cliente es de 24 meses.

Para acceder al iPhone, como mínimo el cliente tiene que asumir el pago de una tarifa plana de datos de 15 euros al mes. Da acceso a descargas de 200 megas y a partir de ahí se reduce la velocidad. La siguiente posibilidad es de 25 euros con una descarga de 1 GB. A estos precios, el cliente puede añadir el consumo de voz que más se ajuste a su perfil, desde un mínimo de nueve euros a un máximo de 90 euros al mes.

La operadora espera impulsar el consumo de internet en el móvil gracias a Apple

El stock es inferior a los, al menos, 200.000 interesados, así que puede haber escasez

En Telefónica tienen claro el porqué de este modelo. 'El iPhone es un hito en nuestra estrategia de liderar la tecnología de tercera generación', aseguró ayer Guillermo Ansaldo, máximo responsable de Telefónica España, durante la presentación de su estrategia comercial para el ultrafamoso móvil de Apple. 'No estamos vendiendo un terminal', aseguró su número dos, Belén Amatriaín, consejera delegada de la filial, 'sino un paquete de servicios'. Con este modelo, el uso de internet en el móvil no puede sino aumentar.

La gran diferencia del terminal que sale hoy a la venta en España y otros 20 países con el anterior es que las operadoras que lo distribuyen en exclusiva en cada mercado han aplicado una fuerte subvención al móvil para reducir el precio del iPhone. Además, cada una diseña con libertad el esquema final de precios y eso hace que, con matices porque los planes son muchos y con variantes, se pueda hacer una comparación internacional.

El resultado es que el iPhone que vende Telefónica en territorio nacional es más barato que el francés, que costará 149 euros en su versión de 8 GB con un mínimo de 49 euros de consumo mensual. En Italia, para que el iPhone salga gratis hay que pagar 200 euros al mes, mientras que en Portugal ninguna oferta mensual reduce el precio del móvil por debajo de 130 euros.

Pero hay países, en cambio, donde acceder a un iPhone puede ser más barato que en España. En Reino Unido, donde la vendedora es O2, filial de Telefónica, para llevarse un iPhone gratis basta con pagar 57 euros al mes. En el caso más caro, el móvil -de 8 GB- sale por 125 euros. Eso sí, el consumo mínimo es de 38 euros al mes, 14 euros más que en España. También en México las tarifas que cobrará América Móvil, la vendedora en exclusiva, son algo más baratas que las nacionales.

En cualquier caso, los planes de precios están pensados al milímetro dependiendo de los objetivos comerciales en cada país y en el caso español la meta es captar clientes de la competencia. De las 200.000 muestras de interés que ha recibido Telefónica hasta ahora en su web, entre el 40% y el 50% son usuarios de operadores rivales, y a ellos se dirigen las ofertas con tarifas más bajas. Los siguientes de la lista de preferencias son las nuevas altas y los clientes de Telefónica de prepago, para que se pasen al contrato.

Los usuarios con abono mensual de Telefónica tendrán que conformarse con sumar puntos para reducir la factura del iPhone y añadir un plan de datos, sea cual sea su consumo de voz.

Telefónica está convencida de que el iPhone será un éxito pese al actual entorno económico. Hoy podrá empezar a demostrarlo, con su salida a la venta en 1.500 tiendas de la operadora.

La española rompe el modelo de contrato con Apple y no compartirá los ingresos

Junto con los precios, el secreto mejor guardado del iPhone son los contratos que unen a su dueña, Apple, con las operadoras que lo venden en cada país. Hasta ahora, Apple ha exigido la firma de acuerdos en los que las telecos debían compartir con ella parte de los ingresos de los clientes, pero Telefónica ha cambiado esta situación.'No', contestó ayer Amatriaín a la pregunta de si iban a repartir la facturación. 'El contrato es como con cualquier otro proveedor, se le compran los terminales', añadió. Fuentes del sector aseguran que el modelo de relación ha tenido que cambiar para que las operadoras se avinieran a subvencionar el iPhone, para que la reducción de precios eleve las ventas y beneficie a ambas partes.Telefónica no quiso desvelar otros detalles, como cuánto dura la exclusividad que tiene para vender el iPhone en España, pero señaló que se trata de un plazo 'muy largo'.Tampoco quiso decir cuántos terminales tiene en stock, aunque confesó que menos de las 200.000 muestras de interés que ha recibido en la web. Si todas estas personas quieren hacerse con un iPhone en muy corto plazo 'podría haber problemas de abastecimiento', reconocieron los responsables de Telefónica España, si bien añadieron que sería sólo cuestión de días. 'Habrá para todos', afirmaron. Por si acaso, la campaña de publicidad no empezará ahora, sino que se retrasa al día 21.Lo que no hay -o no se quiso dar- son objetivos de venta. 'Queremos vender cuantos podemos', concluyen.