Lealtad, 1

Como probar el pastel con el dedo

Los inversores tienen que estar salivando con sólo observar las valoraciones que han alcanzado numerosas compañías en esta crisis bursátil. Muchos valores, que probablemente no se lo merecen, se han visto envueltos en la espiral bajista del mercado y presentan a día de hoy descuentos en sus precios que ni las rebajas de los grandes almacenes que comenzaron hace unos días.

Los cazagangas, así, se están frotando las manos, aunque son mayoría los que por el momento prefieren mantenerse al margen. Hay valor en el mercado, pero como comentaba el otro día un asesor financiero, 'es preferible que el primer euro lo gane otro'.

Los analistas de Morgan Stanley han echado un vistazo a los sectores europeos y concluyen, en un informe, que existe un grupo de empresas que están más caras que nunca -las cíclicas globales, las relacionadas con las materias primas y las más expuestas a los países emergentes-, mientras que otro grupo considerado tradicionalmente de valor está en los niveles más baratos de su historia. Y aquí el banco de inversión incluye a los sectores financiero y de consumo cíclico.

'Nuestro sondeo sobre el consenso del mercado nos muestra que los inversores están largos en sectores momentum y cortos en sectores valor', señalan los analistas. 'Hay razones para esto: el momentum se ha comportado bien y el valor no. Pero en algún punto pensamos que el péndulo favorecerá de nuevo al valor'.

Morgan Stanley enumera tres catalizadores para que esto se produzca: que el precio del petróleo caiga, que la inflación alcance su pico o que los mercados emergentes desaceleren significativamente. Y aunque creen que podría suceder en los próximos meses, los analistas no ponen la mano en el fuego. Así que mantienen un sesgo defensivo en su cartera, aunque poco a poco van tomando posiciones de más valor. Algo así como probar el pastel con el dedo antes de que se reparta entre los comensales.