Eurobarómetro

España, entre los países de la UE que menos apoyan la energía nuclear

España se mantiene entre los países de la Unión Europea que menos apoyan la energía nuclear. El 57% de los ciudadanos españoles se opone al uso de esta fuente energética y sólo el 24% se declara a favor, según los datos del Eurobarómetro publicado hoy por la Comisión Europea.

En el conjunto de la UE, el 44% de los encuestados rechaza la energía nuclear y el 45% la apoya. Junto con España, los Estados miembros más reticentes son Chipre, Austria, Malta, Grecia, Portugal e Irlanda. Entre los más partidarios se encuentran República Checa, Lituania, Hungría, Bulgaria, Suecia y Finlandia.

En términos generales, los ciudadanos de países de la UE que albergan centrales nucleares son más partidarios de este tipo de energía que los de otros Estados miembros. Las dos únicas excepciones a este patrón son España y Rumanía. El Eurobarómetro lo atribuye a que tanto los españoles como los rumanos son poco conscientes de que en sus países hay centrales nucleares. En todo caso, la encuesta pone de relieve que el nivel de apoyo a la energía nuclear en España ha aumentado en 8 puntos desde el año 2005.

Si se pregunta a los detractores españoles de la energía nuclear si cambiarían de opinión en el caso de que se encontrara una solución permanente y segura para gestionar los residuos, la mayoría (42%) seguiría oponiéndose a la energía nuclear y sólo el 37% la apoyaría.

En el conjunto de la UE, cuatro de cada diez personas contrarias a la energía nuclear se pasarían de bando si hubiera una respuesta adecuada al problema de los residuos.

En todo caso, el 59% de los españoles cree que no hay ninguna manera de deshacerse de los residuos altamente radioactivos (este porcentaje aumenta hasta el 72% en el conjunto de la UE). Y al ser preguntados por la posibilidad de que se construya un almacén a gran profundidad de residuos cerca de su lugar de residencia, los principales motivos de preocupación para los españoles serían los posibles efectos sobre la salud y el medio ambiente (52%), el riesgo de que haya fugas radioactivas (26%), o el riesgo de un atentado terrorista (4%).

Alrededor de la mitad de los encuestados en España admite que la energía nuclear puede contribuir a diversificar las fuentes energéticas, reducir la dependencia del petróleo o recortar las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, este reconocimiento de los beneficios de lo nuclear entre los ciudadanos españoles es muy inferior a la media de la UE, ya que cerca de dos tercios de los ciudadanos europeos admiten la existencia de estos beneficios.