Desaceleración económica

Un asesor del Banco España afirma que hay una "crisis económica aguda, profunda y extensa"

El asesor del Banco de España José María Marín ha afirmado hoy en Ávila que la situación actual es de "crisis económica aguda, profunda y extensa", que se traducirá en un otoño "malo" y un invierno "peor".

Marín ha asistido a los XIX Cursos de Verano de la UNED en la capital abulense, donde ha participado en el seminario ''Políticas de ajuste frente a las crisis económica'', con la conferencia titulada ''Política energética de la UE y sus consecuencias para Europa''.

En una rueda de prensa ha señalado que España "paga la factura energética", lo que en su opinión "tiene reflejo en sus variables macroeconómicas, extraordinariamente agudas, con precios de alimentos y de energía muy altos".

Desde su punto de vista, el modelo de crecimiento español "ya ha hecho crisis", lo que se refleja en un incremento del PIB durante el primer trimestre del 0,3%, que será "inferior" en el segundo.

Ante este panorama, el también catedrático de la UNED ha vaticinado una situación de "crisis económica aguda, profunda y extensa", que se traduce en un crecimiento del PIB "muy bajo" y precios "muy altos", a lo que ha considerado como una "mala combinación".

Según ha explicado José María Marín, todos estos índices se traducen en "pérdida de consumo, bajonazo tremendo de la demanda y, lo que es peor, aumento del desempleo". Preguntado por el momento en el que España podría dejar atrás esta "situación económica adversa", no se ha atrevido a fijar plazos, aunque se ha basado en los pronósticos de expertos que hablan de "cinco trimestres".

"Cuando se habla así, es que no se ve con nitidez el final", ha argumentado el asesor del Banco de España, que ha defendido la necesidad de "hacer cosas".

Entre las medidas que en su opinión se deberían adoptar, ha recomendado ser "cuidadosísimos con el gasto público", a la vez que se ha mostrado partidario de "flexibilizar el mercado laboral" y de impulsar "políticas fiscales imaginativas", así como de "continuar liberalizando" mercados como los de la energía, las telecomunicaciones o el comercio.

Sobre la energía, ha asegurado que los precios "no van a bajar", de ahí que se haya referido a la ecesidad de asumir que "hay que vivir con precios de energía altos". A su juicio, los ciudadanos sí pueden adoptar medidas ante esta "crisis", como tener un "comportamiento racional con sus consumos, moderando los gastos".

Respecto al mercado laboral, Marín ha defendido la "moderación salarial", ya que si la negociación colectiva supone un incremento de los mismos, su efecto será una "pérdida de empleo segura".