Alimentación

Campofrío y Smithfield crean el líder de la industria cárnica europea

Campofrío ha cerrado un preacuerdo de fusión con la división europea de su principal accionista, el grupo estadounidense Smithfield. Una operación que le convertirá en líder del sector cárnico europeo y que reforzará a Smithfield como primer accionista de Campofrío en detrimento de la familia Ballvé. Sus acciones se apuntaron un alza del 7%.

Campofrío y Smithfield crean el líder de la industria cárnica europea
Campofrío y Smithfield crean el líder de la industria cárnica europea

Coincidiendo con una situación del mercado poco favorable, ante la negativa evolución del consumo, Campofrío ha optado por dar un golpe de timón a su estrategia. La compañía cárnica ultima su fusión con Groupe Smithfield, la división europea de su principal accionista: su competidora estadounidense Smithfield Foods, que actualmente posee el 23,93% de la empresa presidida por Pedro Ballvé.

La operación convertirá a Campofrío en el líder europeo del sector cárnico elaborado. Sumará a los países en los que ya está presente (España, Portugal, Rusia y Rumanía), los mercados de la unidad europea del gigante norteamericano: Francia, Holanda, Reino Unido, Alemania, Bélgica y Luxemburgo. Un negocio que corresponde a la antigua división cárnica de Sara Lee, que la multinacional del gran consumo vendió en 2004.

La nueva Campofrío alcanzará unas ventas globales de más de 2.800 millones de euros, lejos de los 968 millones que factura actualmente el grupo español.

Por el momento, sólo se trata de un proyecto de integración, ya que las conversaciones aún están en marcha, según señalaban ayer ambas empresas. Pero Campofrío reconoce haber formalizado un acuerdo de intenciones no vinculante. Un pacto que recoge los términos y las condiciones preliminares para la eventual fusión y que podría recibir el visto bueno de ambos consejos de administración en los próximos días.

De llevarse a cabo, tal y como espera la compañía española, la operación conllevará la absorción del Groupe Smithfield Holdings (la división europea de la estadounidense) por parte de Campofrío, que seguía operando con su actual denominación social. Para ello, el grupo español tiene previsto realizar una ampliación de capital que se adjudicaría a los actuales accionistas de Groupe Smithfield, controlado al 50% por la empresa cárnica estadounidense y la firma de capital riesgo Oaktree Capital Management.

Futuro accionariado

Precisamente será el canje de acciones y cómo participe Smithfield Foods en la futura ampliación de capital lo que fije el equilibrio de poderes de la nueva Campofrío. Previsiblemente, quien saldrá reforzado será la estadounidense, que elevaría su participación por encima del actual 23,9%. Una posibilidad que deja la puerta abierta a una opa. De hecho, Campofrío reconocía ayer que la operación está sujeta tanto a la aprobación de las respectivas juntas de accionistas, como a la 'concesión' por parte del regulador español 'de la correspondiente excepción a la obligación de realizar una oferta pública de adquisición de acciones'. Smithfield tendría que lanzar la opa si supera el 30% del accionariado.

Por detrás de Smithfield, los principales accionistas del grupo cárnico son la familia Ballvé con el 23,33%, Caja Burgos 7,842%, la familia Díaz (antiguos accionistas de Navidul), con el 7,561%; el fondo de inversión QMC con el 4% y el grupo Fuertes (El Pozo) con el 3,19%.

Además, la operación podría conllevar un cambio de poder en el consejo de administración, en el que Smithfield sólo tiene un representante. Sin embargo, los hermanos Pedro y Fernando Ballvé ocupan los principales cargos ejecutivos.

Previsiblemente, Pedro Ballvé seguirá marcando la gestión del grupo fusionado, por lo que será en Madrid donde se decida la estrategia de la nueva sociedad. En los últimos meses Ballvé ha sumado a la presidencia de Campofrío, la dirección general del grupo y la de su división internacional, tras la salida de los responsables de estas dos últimas.

Campofrío aseguró ayer a la CNMV que la española será la sociedad dominante tras la fusión y que ésta se realiza 'entre iguales'. También señaló que se mantendrá como una unidad de negocio independiente y que la operación responde exclusivamente a criterios estratégicos y empresariales

El mercado respondió favorablemente al proyecto de unión, ya que Campofrío concluyó la sesión bursátil con un alza del 7,04%, hasta 8,97 euros por título.