Mercados

El mercado retrasa las expectativas de subida de tipos en EE UU

Comienza una semana cargada de referencias económicas, con la reunión de la Reserva Federal el próximo miércoles como uno de los platos fuertes. El mercado no espera grandes cambios. Prevé que los tipos de interés se mantengan en el 2% y aguarda el comunicado de la autoridad monetaria para esclarecer cuándo se producirá el próximo movimiento al alza.

El fuerte repunte de la inflación incomoda a los bancos centrales y ha dado un giro a las expectativas de tipos de interés. Tanto es así que en las últimas semanas, al calor de los máximos del precio del petróleo, el mercado ha pasado de prever un incremento del precio del dinero en EE UU este año, a barajar la posibilidad de hasta tres o cuatro repuntes. La incógnita está en anticipar cuándo actuará la Reserva Federal y a qué velocidad. De momento, no se prevén cambios. El mercado da una probabilidad del 88% a un mantenimiento de tipos en el 2% esta semana, mientras que las apuestas a favor de un incremento de 25 puntos básicos son del 12% cuando hace una semana estaban en el 22%.

El retraso en las expectativas se ha sentido en el mercado y la semana pasada el dólar sufrió la mayor caída frente al euro desde marzo. La previsión de unos tipos al 2% en EE UU cuando el mercado descuenta un repunte en Europa hasta el 4,25% el próximo 3 de julio, alejó a los inversores al reducirse el atractivo de la inversión en dólares.

La tarea de la Reserva Federal no será fácil. La economía de EE UU está más débil que en agosto de 2007, el desempleo ronda el 5,5%, la banca sigue afectada por su exposición a las hipotecas de alto riesgo y el sector inmobiliario continúa en declive. Todo ello con la inflación apuntando al 5% y el precio del petróleo en niveles estratosféricos. Un cúmulo de circunstancias que han disparado la volatilidad de los mercados en las últimas semanas.

La inflación ha provocado que los inversores esperen que el precio del dinero aumente 150 puntos básicos en 12 meses

'El mercado no espera una subida el próximo miércoles pero sí descuenta una en agosto o septiembre y luego más entre octubre y diciembre. En los próximos 12 meses se prevé un repunte de 150 puntos básicos desde los niveles actuales', explica, Antonio Villarroya, jefe global de estrategia de tipos de interés de Merrill Lynch.

Este experto argumenta, sin embargo, que la subida de tipos es difícilmente justificable en el entorno económico actual. 'El riesgo es demasiado alto. Las pérdidas posibles son superiores a las ganancias que se puedan obtener', añade. Por ello, muchos analistas consideran que si la Reserva Federal sorprendiera con una subida el miércoles, el mercado reaccionaría con fuertes caídas. 'Creemos que la Reserva Federal debería esperar a ver qué ocurre con las ventas al por menor -hasta ahora al alza- una vez que los consumidores hayan gastado las devoluciones fiscales'.

En cualquier caso, en el mercado abunda la sensación de que no se pueden descartar repuntes de tipos tras las advertencias recientes sobre la inflación que han llegado de la Reserva Federal. 'No creo que sean un indicativo de que va a subir los tipos de forma inminente pero quizá sí a finales de año a menos que el panorama inflacionista se deteriore y tenga que actuar', explica Nuria García-Manteca, de Ahorro Corporación.

A la espera de nuevos datos, dominan las dudas. 'No está claro ni el momento ni la intensidad de la subida', explica Marian Fernández, de Inversis Banco. Una situación que ha permitido a la deuda de EE UU frenar las caídas desatadas por el temor a subidas de tipos inminentes.

La preocupación reciente de la Reserva Federal por la debilidad del dólar es otro factor a tener en cuenta, especialmente si el BCE sube los tipos y presiona aún más su evolución. 'Por eso la Fed podría ponerse en defensa del dólar', añade Villarroya. Al mismo tiempo, la evolución del petróleo será clave ya que si remite y se mitigan las presiones inflacionistas la presión para subir los tipos se reducirá. Los indicadores y el tiempo dirán.

Otras claves a vigilar en los próximos días

La semana vendrá repleta de indicadores y también contará con varias intervenciones del presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, que el mercado analizará para ver si mantiene su mensaje reciente. El martes hablará en Fráncfort y el miércoles en Bruselas en el Parlamento Europeo. Entre los datos a analizar destaca la publicación del IFO, además de la confianza del consumidor y datos de vivienda en EE UU.

A la espera de Trichet

Un repunte de 25 puntos básicos El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet ha dejado bastante clara su intención de subir los tipos de interés en la reunión del 3 de julio. Las declaraciones que realizó tras la última reunión del BCE han llevado al mercado a apostar por una subida de un cuarto de punto hasta el 4,25%. Posteriormente otros miembros de la institución han comentado que la lectura del mercado ha sido acertada.

Mantener la credibilidad El BCE no está cómodo con una inflación en la zona euro en el 3,7%, casi el doble que su objetivo del 2%a. Su mandato, además, consiste en vigilar la escalada de precios y paró su ciclo alcista por la crisis financiera. Por ello, un próximo repunte estaría justificado para muchos expertos. 'Después de preanunciarlo si no lo hace perdería credibilidad', añade Villarroya, de Merrill Lynch.

El euríbor se sitúa en el 5,4% El euríbor a 12 meses cotiza en el 4,959%. Un precio que descuenta dos factores, los tipos oficiales (4%) y el diferencial interbancario. Actualmente el último factor se ha estabilizado y aporta cerca de 70 puntos básicos. Los expertos no esperan que esa contribución se reduzca por las tensiones actuales pero comentan que la parte correspondiente a tipos subirá si siguen al alza.