Valores a examen

Los regalos no los traen los Reyes

Durante los últimos meses los ciudadanos asistimos atónitos al debate de si lo que estamos sufriendo es una desaceleración, una crisis, una recesión, una contracción acelerada o cualquier otro eufemismo inútil para describir el dolor de tripa cada vez más acuciante que padecemos. A mi modo de ver, sin embargo, el principal problema que tenemos en Europa en general y en España en particular es creer que una vez encontrado el calificativo que mejor describa nuestra situación, está en manos de la clase política tomar las medidas necesarias para sacarnos del embrollo.

Cuando las cosas van bien, los gobernantes nos insisten tanto, y en primera persona, del número de empleos que han creado o del crecimiento que han conseguido que acabamos creyendo que es de ellos el mérito. Ahora que van mal, pensamos, siguiendo la misma lógica, que está en su mano la varita mágica que va a curar todos nuestros males y, por tanto, les instamos a que tomen medidas y más medidas.

Suerte tenemos de que, quieran o no, con la política monetaria y la posibilidad de devaluar fuera de su alcance, el margen de maniobra que les queda es estrecho y, por tanto, más reducido el riesgo de fastidiarla, aunque no conviene menospreciarlos.

Para salir de esta llámese como se llame lo primero que tenemos que asumir es que nos tendremos que sacar nosotros solos, que somos los que mejor podemos tomar las decisiones que nos afectan a nosotros mismos, los que mejor podemos corregir los excesos que hayamos cometido y los que mejor podemos reconducirnos en los casos en que sea necesario. Es duro, sí, especialmente después de tantos años buenos en los que nos hemos acostumbrado a vivir bien. A nadie le gusta apretarse el cinturón, pero ya somos mayorcitos para saber que los regalos no los traen los Reyes; se los curran mamá y papá.

De los políticos debemos esperar y exigir que protejan el marco necesario para que podamos trabajar y que no caigan en demagogias populistas que sólo pueden alargar un problema, que es nuestro y sólo nosotros podemos solucionar. Socio director general de Abante Asesores