A examen

OHL, otra constructora en el Ibex

La diversificación geográfica y la escasa exposición al mercado residencial son los aspectos que los analistas más valoran de la única constructora que gana en el mercado y, ahora, se incorpora al Ibex

Cuando quedan dos semanas para que OHL pase a formar parte oficialmente del Ibex -ingresará el próximo 1 de julio-, ya se puede decir que es la única constructora de ese índice que está en positivo en Bolsa en el año con una revalorización del 8,55%. Aunque también es la única del sector del mercado continuo que presenta evolución positiva en 2008. La compañía, que hasta ahora ha sabido sortear la crisis, ha multiplicado por seis su valor desde principio de 2003, con un capital flotante en el mercado del 46% y un nivel de negocio bursátil no muy elevado.

Los expertos destacan varios factores para explicar su trayectoria en un contexto tan negativo. Para Bruno de Almeida, de BPI, la empresa que preside Juan Miguel Villar Mir cuenta con diferentes aspectos positivos: un negocio de concesiones en mercados maduros y en expansión, una floreciente división de servicios, así como una fuerte área de construcción internacional expuesta a las economías de más rápido crecimiento. Cita también su bajo endeudamiento.

En este contexto, Bettina Gallego, gestora de Inversis, subraya que la dirección de la compañía goza de credibilidad entre los gestores. Además, como todos los analistas, se centra en el impacto de la internacionalización. 'Tiene posiciones significativas en infraestructuras en América Latina, área que presenta un elevado potencial', asevera esta experta. El mercado ha ido apoyando ese proceso, desde su apuesta por México, Estados Unidos, Oriente Medio y Europa del Este a las concesiones en Brasil, una de las más aplaudidas. El 45% de las ventas y el 77% del Ebitda (resultado bruto de explotación) de 2007 se obtuvieron en el exterior.

OHL 1,39 -7,67%

Hay otro aspecto de OHL que gusta a los analistas de Renta 4. 'Valoramos su nula exposición al sector inmobiliario', señalan. Subrayan que la construcción española y la crisis del sector residencial no impactan con fuerza en su cuenta de resultados.

Susana Felpeto, de Atlas Capital, afirma que además todo indica que el peso creciente del área de concesiones y la diversificación geográfica se mantendrán en el futuro.

Por otro lado, gestores y analistas consideran que la entrada en el Ibex puede ser positiva para sus acciones, aunque con matizaciones. 'Aunque en teoría puede beneficiarse por los flujos de dinero provenientes de fondos que invierten en el Ibex, en estos momentos este impacto no está tan claro', señala Luis Benguerel, de Interbrokers. A juicio de este experto, hay que tener en cuenta que OHL está encuadrada en un sector -construcción- que no es precisamente el preferido de los gestores. 'Tendrá que emplearse a fondo para explicar su diversificación y que no depende de la construcción en España, como ha hecho Acciona', manifiesta.

También Bettina Gallego estima que se puede ver afectado por el rechazo que despiertan estas empresas españolas. Con todo, la mayor parte de los analistas están positivos con la compañía. BPI considera que tiene una atractiva valoración por múltiplos, con un PER de 13 veces en 2008 (la relación entre el beneficio y el precio de la acción) y que se irá reduciendo hasta 2011. Este banco, Ibersecurities y Kepler recomiendan comprar, con objetivos de 34,55, 35,82 y 37,28 euros, respectivamente. Todos estos precios dan a OHL una alta capacidad de revalorización. Renta 4 y La Caixa tienen sobreponderado el valor.

Sin embargo, hay otras opiniones. Benguerel cree que ha tomado una tendencia bajista, aunque puede ser atractivo para inversores que hagan trading (compra-venta a corto plazo). Y la analista de Atlas Capital considera que presenta un buen perfil a largo plazo, aunque añade que también lo tienen otras constructoras diversificadas.

Más de 4.000 kilómetros de autopistas

Aunque algunas están todavía en estado de pre-operación o construcción, el grupo que preside Villar Mir tiene concedidos 4.012 kilómetros de autopistas, de los que la parte más sustantiva -3.200 kilómetros- se encuentra en Brasil. Los analistas destacan que la compañía completa su diversificación con otras áreas: incursión en aeropuertos -Toluca (México)- y transporte ferroviario. OHL tiene la explotación del Metro Ligero Oeste y el cercanías Móstoles-Navalcarnero, éste último en fase de construcción. Ambos están en Madrid.

Los criterios de selección de inversión de la compañía son los siguientes: los proyectos deben ser financiada con el flujo de caja generado por el grupo, el endeudamiento no contará con riesgo de tipo de cambio y el porcentaje de participación tiene que permitir el control de la gestión. Además el objetivo de rentabilidad está en el 15% en euros. En cuanto a áreas geográficas, sus países estratégicos son: Brasil, México, Chile y España, aunque también Estados Unidos y la Unión Europea.

En este contexto, un informe de Santander pone de manifiesto que por sus participaciones el perfil de OHL es más parecido al de Ferrovial dentro del sector de construcción, mientras que hay más paralelismo entre Acciona y ACS, por sus posiciones en las eléctricas, y entre Sacyr y FCC, por otro lado.