Mercados

La Bolsa rebota un 2,14% tras seis jornadas de descenso

Después de tocar un mínimo en los 12.562,3 puntos el miércoles pasado, el Ibex puso fin ayer a la racha bajista que había sufrido en las seis sesiones anteriores. Se disparó un 2,14%, hasta 12.853,3 puntos, gracias a los grandes valores, como Santander, BBVA, Telefónica o Iberdrola, y logró más que duplicar las alzas de los índices europeos. Los expertos, con todo, aconsejan prudencia y advierten que de momento no es más que un rebote.

Final, al menos momentáneo, de la racha perdedora de la Bolsa española en las últimas sesiones. El Ibex 35 había padecido el envite de las órdenes de venta desde el pasado 4 de junio, perdiendo un 6,31% en seis días consecutivos de caídas.

Pero después de la tormenta llegó la recuperación. Los analistas desconfían de que el rebote tenga continuidad en el largo plazo, si bien destacan que se abre la puerta a que la subida se alargue un poco más si el Ibex consigue superar sus resistencias más inmediatas. 'El rango clave oscila entre los 12.950 y los 13.000 puntos. Si lo traspasa, hay margen de que las alzas continúen', explica Luis Benguerel, de Interbrokers.

Los índices de Wall Street, alentados por un torrente de buenas noticias económicas y empresariales, fueron los que otorgaron el impulso definitivo a las Bolsas europeas. Finalmente, el Dow Jones sumó un 0,47%; el Nasdaq subió un 0,43% y el Standard & Poor's, un 0,33%.

Los expertos consideran probable que la reacción alcista no tenga continuidad en el tiempo

En cualquier caso, el mejor entre los buenos del Viejo Continente fue el Ibex 35. Sumó un 2,14% y concluyó la sesión en los 12.853,3 puntos, sustentado en los clásicos blue chips. Los valores que más puntos añadieron a los 269 que avanzó el Ibex 35 fueron BBVA, que se anotó un 3,13% (44,8 puntos); Telefónica, un 1,84% (44,5 puntos); y Santander, un 1,99% (43,7 puntos). Banco Popular se disparó un 6,7% entre rumores sobre la posibilidad de que sea la diana de una opa y de cerca le siguieron Mapfre, que avanzó un 5,23%, y BME, con un 5,17%.

Una reacción efímera

La jornada fue incuestionablemente alcista, puesto que tan sólo seis empresas -Enagás, Endesa, Unión Fenosa, Abertis, Gas Natural y Red Eléctrica- concluyeron con números rojos. Compañías, en su mayor parte, que han capeado con más gloria que pena los retrocesos generalizados. En el resto del mercado continuo, destacaron las alzas de La Seda (7,08%) y Adolfo Domínguez (5,56%). Eso sí, la evolución en lo que va de 2008 continúa siendo desoladora, pues el retroceso del Ibex 35 asciende al 15,34% y son muy pocos los valores que logran mantenerse cerca de sus máximos anuales (véase gráfico). Entre los datos positivos de la sesión, destacó también el volumen negociado, que ascendió a 4.735,7 millones, un 10% por encima de la media diaria del mes de junio.

En el resto de Europa también se impusieron los ascensos, aunque de una cuantía sensiblemente inferior. Así, el Dax alemán avanzó un 0,97%; el Ftse británico, un 1,17%; y el Cac francés, un leve 0,24%, que lo sitúa como el índice europeo líder por pérdidas en el año, con un caída del 16,78%. Por su parte, la referencia de la zona euro, el Euro Stoxx 50, sumó un 0,95%.

Con todo, el mejor comportamiento del selectivo español se debe única y exclusivamente a su composición: 'No hay ningún factor de la economía española en el que el Ibex pueda escudarse. Al contrario. La coyuntura nacional se irá deteriorando más en el futuro, lo que acabará pasando factura a la renta variable', advierte Juan R. Rey, operador de Ibersecurities. Este experto y el de Interbrokers coinciden en señalar que, probablemente, la reacción alcista de la Bolsa se agote más pronto que tarde.

Mientras el dinero llegaba a la renta variable, salía de los bonos, de forma que la rentabilidad del español a 10 años se mantenía en sus máximos desde agosto de 2002 en el 4,884%, tras subir 4,8 puntos básicos (100 puntos básicos equivalen a un punto porcentual). El euro tocó un mínimo de 1,5380 dólares, después de que aumentaran las expectativas de que la Reserva Federal (Fed) incremente el precio del dinero en EE UU en el futuro próximo.

El mercado de futuros sitúa ahora las posibilidades que los tipos en el país terminen en el 3% frente al 2% actual en el 55,7%. Por su parte, José Luis Alzola, economista senior de Citi, reconoce que Trichet previsiblemente suba los tipos en la zona euro, pero que los recortará en 2009 ante la desaceleración económica.

LOS SOPORTES

1.Ibex 35 Banco Urquijo señala que la zona de 12.570 puntos, sus mínimos del mes de marzo, es su soporte más inmediata.

2. Euro Stoxx 50 Perdió los 3.528 puntos, que era su referencia más importante, si bien ayer volvió a cerrar por encima.

3. S&P 500 El soporte de los 1.327 puntos corresponde con su tercer nivel de correctivo: supondría una corrección del 61,8% de la subida precedente.

Los motores que hicieron posible la subida

Las ventas al por menor en Estados Unidos, conocidas a las 14.30 (hora española), fueron notablemente mejor a las esperadas por los expertos. Crecieron un 1% en mayor, frente al alza del 0,5% vaticinado. Wal- Mart, la mayor cadena de distribución en el país, también cotizó al alza la noticia.

Los precios de la importación en la mayor economía del mundo se incrementaron un 2,3% en mayo, por debajo del 2,5% estimado. Este aumento es inferior también al del 2,4% correspondiente al mes de abril.

El paro semanal al otro lado del Atlántico fue negativo, pues el número de peticiones semanales de desempleo se situó en 384.000, por encima de las previstas. Sin embargo, el mercado no tuvo en cuenta este dato, ante la bonanza de los dos anteriores. 'Comienza a perfilarse una recuperación económica en EE UU. Además, la Fed previsiblemente elevará los tipos, lo que permitirá tener la inflación bajo control', explica Juan R. Rey, de Ibersecurities.

Los bancos, reforzados por Morgan Stanley, que ha elevado la ponderación del sector financiero estadounidense hasta neutral desde infraponderar y asegura que 'lo peor ya ha pasado'.

El petróleo aflojó. El precio del barril del crudo Brent tocó un mínimo en 131,35 dólares (un 4,9% por debajo del máximo de 138,12 dólares), aunque cerró a 136 dólares. En los últimos tiempo, la renta variable y el crudo se mueven de forma inversa (véase gráfico).