Bolsa de Nueva York

Wall Street reformará el mercado de derivados de crédito

La sede de la Reserva Federal de Nueva York acogió ayer una reunión entre 17 bancos de inversión y los supervisores con el objetivo de definir cambios en el funcionamiento del mercado de derivados.

Según adelantó ayer el presidente de la Fed de Nueva York, Timothy F. Geithner, durante un discurso en el Club Económico de Nueva York, la agenda consta de cuatro puntos encaminados a mejorar la habilidad del sistema para gestionar las consecuencias de la quiebra de una institución de gran tamaño.

El plan de reformas se centra en los derivados OTC (over the counter), que son los que no se negocian en mercados organizados, sino que son contratos privados entre dos partes. El primer punto contempla la creación de una entidad de liquidación central para los derivados de crédito. El plan incluye un programa para reducir el número de contratos a través de la compensación entre contratos bilaterales y multilaterales, lo que está encaminado a reducir el riesgo de contrapartida. En tercer lugar, se prevé la incorporación de un protocolo en caso quiebra de los contratos. Finalmente, se establece el objetivo de aumentar la automatización de la negociación y la liquidación de los contratos de derivados OTC.

Según Geithner, estas iniciativas no son sino el principio y 'deberían considerarse como el puente hacia una serie de cambios más ambicioso en el marco regulatorio tanto de EE UU como global'.

MERCADO EN EBULLICIâN

El mercado de derivados de crédito (credit default swaps) se ha duplicado cada año en el último trienio. A cierre de 2007 el saldo vivo de los contratos ascendía a 36.885 millones de euros, según el Banco de Pagos Internacionales (BIS).