Paro indefinido

Zapatero considera que "hay margen para la negociación" con los transportistas

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, considera que ¢hay margen para la negociación¢ con los transportistas para llegar a un acuerdo que evite las movilizaciones.

El Comité Nacional del Transporte por Carretera, en el que participan representantes del Ministerio de Fomento y de organizaciones patronales del sector, ha reanudado esta tarde el encuentro que mantienen hoy para analizar los paros y protestas que protagonizan los transportistas.

Por su parte, el director general de Transportes por Carretera, Juan Miguel Sánchez, dijo hoy que las medidas del Gobierno para poner fin al paro de transportistas están ¢maduras¢ y ¢serán puestas sobre la mesa¢ próximamente, lo que permitirá llegar a un acuerdo con el sector ¢a corto plazo¢.

En una rueda de prensa tras la reunión del Comité de Coordinación y Seguimiento del paro de transportistas, Sánchez indicó que el Ejecutivo va a seguir negociando ¢y hará todo lo que esté en su mano para convencer al sector¢ de la necesidad de alcanzar un acuerdo.

Dijo que las fuerzas de seguridad del Estado garantizarán la circulación y si es necesario crearán un convoy ¢para suministrar combustible allá donde haga falta¢, aunque precisó que ¢no es previsible¢ que se produzcan grandes problemas.

Sánchez explicó que dentro de las iniciativas planteadas por el Gobierno se incluyen medidas fiscales de carácter permanente y otras provisionales, entre las que destacó una posible revisión de la tarifa de cotización a la seguridad social de los transportistas, medidas para disminuir el coste del transporte e iniciativas para una mejor eficiencia energética.

El paro indefinido convocado desde la medianoche de hoy por los transportistas por carretera para protestas por la subida del gasóleo está complicando la circulación en los accesos a las grandes ciudades, donde las marchas de camioneros han provocado grandes retenciones en las circunvalaciones de Madrid, Barcelona y Valencia, así como se han producido largas colas en las fronteras de La Junquera o Irún con Francia, donde se ha bloqueado el paso de los convoys. En estos momentos, se registran retenciones en Madrid, en la A-1 entre Alcobendas y la M-30, en la A-2 y la M-50; en Castellón, en la CS-22; en Granada, en la A-44; y en Girona en la AP-7 y en la N-2. En concreto, la circulación en la CS-22 se encuentra "interrumpida" por motivos de "orden público" desde las 14.23 horas a la altura del kilómetro 11.

Además, los principales mercados de mayoristas han visto como se ha reducido la entrada y salida de mercancías durante la jornada bajo la atenta mirada de los piquetes informativos situados en sus puertas. Las mayores dificultades en cuanto al suministro, no obstante, se registran en las gasolineras, sobre todo en Cataluña, donde el 40% de las estaciones se ha quedado sin combustible.

De cara al futuro, la huelga, convocada por La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), que integra a más de un tercio del sector, tiene visos de prolongarse ante las diferencias que existen entre esta patronal, formada mayoritariamente por autónomos, con el Gobierno, que rechaza de plano la principal reivindicación del colectivo, fijar un precio mínimo de servicio. "Si nos empecinamos en cosas imposibles, no hay salida", advierten.

Mientras continúan las negociaciones, el principal problema además de los atascos que preocupa a Gobierno y consumidores es el riesgo de desabastecimiento que puede llegar a provocar el conflicto si se prolonga en el tiempo. Así, aunque los mercados de abastos aseguran que cuentan con suficientes existencias gracias al acopio de carne, pescado y frutas realizado durante la semana pasada, el suministro de alimentos perecederos podría empezar a dejarse notar a partir del cuarto día de movilizaciones si los piquetes siguen limitando el desarrollo del trabajo de los camioneros no adscritos a las asociaciones convocantes.

Por el momento, las grandes superficies y comercios sostienen que la situación es de "absoluta normalidad" en el suministro mientras aparecen algunos problemas en las gasolineras. De hecho, algunas estaciones del centro de Madrid, un 15% del total, ya han colgado el cartel de "no hay gasolina de 95" mientras en Cataluña se han quedado sin combustible el 40% de los 1.714 dispensadores. En cualquier caso, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que "no va faltar ni electricidad, ni gasolina".

Para garantizar los derechos de los profesionales que no secundan los paros y los consumidores, así como los de los propios huelguistas, el Ministerio de la Presidencia ha constituido un Comité de Coordinación y Seguimiento para coordinar las diferentes actuaciones del Ejecutivo. Entre ellas, el propio Departamento de Interior también ha puesto en marcha un despliegue especial de agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil para controlar las carreteras y minimizar en lo posible el impacto de las movilizaciones en el tráfico.