Unión Europea

El Ecofin constata que el crudo y los alimentos seguirán caros y aboga por adaptar la economía

Los ministros de Finanzas de los Veintisiete (Ecofin) advirtieron hoy de que el alto precio del petróleo y los alimentos se va a mantener, por lo que, en vez de adoptar medidas con efecto a corto plazo, el objetivo de la UE debe ser adaptar su economía al nuevo escenario.

Se está produciendo una ¢transformación estructural de los precios¢ del petróleo y los alimentos, recalcó al término del presidente el presidente del Ecofin, el ministro de Finanzas esloveno, Andrej Bajuk, así que ¢no tiene sentido¢ tomar medidas que sólo mitigan el impacto de la subida a corto plazo.

¢Nos enfrentamos a un problema a largo plazo que exige una redistribución de los recursos disponibles¢, señaló Bajuk, quien recordó que, tal y como se acordó en 2005, los Estados miembros sólo pueden aprobar ayudas puntuales a los colectivos más desfavorecidos y siempre que no distorsionen el funcionamiento del mercado.

Las causas del encarecimiento de los alimentos y la respuesta política que debe dar la UE a este fenómeno fue hoy el asunto central de la reunión del Ecofin y también lo debatirán los líderes de los Veintisiete en la cumbre que les reunirá en Bruselas los próximos días 19 y 20.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, atribuyó la subida a la fuerte presión de la demanda (sobre todo de países como China e India), combinada con una restricción de la oferta, por la reducción de las exportaciones de algunos países, las malas cosechas y el desarrollo de los biocombustibles.

A propuesta de varios Estados miembros, la Comisión estudiará si detrás del aumento de los precios agrícolas están también los movimientos especulativos, aunque Almunia dejó claro que ése no es el factor más relevante.

El ministro esloveno hizo hincapié en que, ante este fenómeno, la UE debe concentrarse en adecuar mejor su producción agrícola a la demanda, impulsar la productividad del sector agrario y evaluar cuidadosamente las consecuencias del desarrollo de los biocombustibles, al tiempo que ofrece asistencia a los países más castigados.

Sobre el precio del petróleo, volvió a quedar claro que la mayoría de Estados miembros no respaldan la propuesta francesa de rebajar el IVA de los carburantes cuando supere determinado umbral.

A pesar de ello, la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagarde, se esforzó por convencer a sus socios de la conveniencia de otras medidas, como aumentar la transparencia en la información sobre las reservas energéticas de los Estados miembros.

Su homólogo italiano, Giulio Tremonti, se descolgó con una iniciativa con ¢fundamento moral¢: un nuevo impuesto a los beneficios de las compañías productoras y distribuidoras de petróleo.

Con los ingresos adicionales de la bautizada como ¢tasa Robin Hood¢, el Estado podría ofrecer asistencia a las personas de rentas más bajas, explicó Tremonti, quien dejó claro que el Gobierno italiano seguirá adelante con esta idea, aunque no la apoyen sus socios de la UE.

El Ecofin también aprobó hoy cerrar los procedimientos por déficit excesivo a Italia, Portugal, Eslovaquia y la República Checa, tras constatar que todos ellos han logrado situar su déficit por debajo del 3% del PIB.

Tras esta decisión, no queda ningún país en la eurozona con las finanzas públicas bajo la lupa de Bruselas, mientras que en el conjunto de la UE sólo permanecen abiertos los procesos a Polonia y Hungría.

En el caso de Eslovaquia, desaparece así el último escollo para su adhesión al euro el 1 de enero de 2009.

La incorporación del decimosexto socio a la Unión Económica y Monetaria será debatida por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en la cumbre del 19 y 20 de junio y su ratificación oficial tendrá lugar en la reunión del Ecofin de julio.