'Telecos'

La CMT niega que Telefónica tenga trabas regulatorias para lanzar la fibra

Telefónica no tiene ningún impedimento regulatorio para lanzar las primeras ofertas comerciales sobre la red de fibra. Así lo aseguró ayer el presidente de la CMT, quien cuestionó el planteamiento de la operadora de supeditar la comercialización a cambios en la normativa. Eso sí, no descarta algún retoque legal.

El presidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), Reinaldo Rodríguez, dio ayer una buena noticia a Telefónica..., y otra mala. Ante un auditorio plagado de representantes del sector, incluido alguno del ex monopolio, el alto cargo felicitó a la operadora por el proceso inversor e innovador que ha emprendido con el despliegue de las redes de fibra de nueva generación; le dio esperanzas de que las últimas medidas regulatorias aprobadas para legislar esta infraestructura y que tanto desagradan a Telefónica pueden retocarse, pero rechazó por último los argumentos que esgrime para retrasar el lanzamiento comercial de sus primeras ofertas.

Y es que Telefónica considera que las obligaciones que le impuso el organismo regulador el pasado 8 de mayo impiden que estrene en el mercado su producto. La CMT exige un servicio mayorista que permita a los rivales -Orange, Jazztel, Tele2...- replicar las ofertas que haga el ex monopolio, incluido el servicio de televisión. A juicio de la operadora, este producto debe estar listo antes del lanzamiento comercial. El problema es que Telefónica considera técnicamente inviable construir el servicio mayorista, que no existe en ningún país de Europa, en el plazo exigido -antes del 8 de septiembre-, así que ha pedido al regulador cambios en esta medida. Si no los realiza, el ex monopolio se plantea frenar las inversiones y el despliegue de fibra.

Rodríguez desmintió ayer este argumento. 'He releído varias veces la resolución y en ningún sitio dice que estén ligados el lanzamiento comercial y el servicio mayorista', aseguró a los periodistas, tras su intervención en unas jornadas sobre telecomunicaciones organizadas por PricewaterhouseCoopers y el IESE. De hecho, 'se pensó en hacerlo, pero al final se rechazó. Telefónica podría lanzar mañana su oferta comercial sin dar servicio mayorista'.

La operadora se plantea frenar sus inversiones si no cambia la regulación

TELEFÓNICA 7,40 -0,20%

Telefónica, por tanto, es libre para poner a disposición de los usuarios ofertas con la nueva red de fibra, que permite velocidades de banda ancha de 100 megas y televisión de alta definición. La mala noticia es que el plazo para tener lista la oferta mayorista sigue corriendo: si no la tiene lista en septiembre, incumplirá la legislación tanto si ha lanzado ya ofertas comerciales como si no lo ha hecho.

En este punto, sin embargo, Rodríguez manifestó la posibilidad de que la CMT sea flexible. 'Cualquier regulación puede tener fallos, como también puede haber argumentos técnicos que sean sólidos y que demuestren que hay que hacer cambios. Si es así, se harán ajustes, aunque se mantendrá el espíritu de la regulación', que es fomentar la inversión en redes de fibra sin eliminar la competencia.

El presidente de la CMT no quiso comprometerse con plazos. Las operadoras tienen un mes desde la aprobación de las medidas cautelares para recurrir y a partir de ahí 'lo haremos lo antes posible', prometió Reinaldo. Queda descartada una revisión drástica -'en doce años nunca se ha aceptado al 100% un recurso de reposición', explicó-, pero sí algún retoque, sobre todo en los plazos en los que debe estar listo el servicio mayorista.

No se pretende, además, que este producto 'sea permanente, ni para todos, ni que tenga que estar orientado a costes. El operador que se lanza la fibra asume un riesgo y eso hay que pagarlo', señaló Rodríguez, para defender que no es tan negativo para Telefónica.

También minimizó la posibilidad de que la operadora frene sus inversiones, al menos por cuestiones regulatorias: 'El contacto con Telefónica es casi diario y no hemos recibido ninguna amenaza'.

El presidente del regulador también lanzó un mensaje a los operadores alternativos, a los que pidió inversión para replicar la nueva red de Telefónica, porque considera que pueden hacerlo. 'El mercado no puede tener infinitos agentes, sino los suficientes y poderosos'.

La muerte de la telefonía rural

El Ministerio de Industria ratificó ayer la muerte de la telefonía rural, el sistema denominado TRAC que ha permitido llevar la comunicación a las zonas menos rentables durante años.

Lo proporciona Telefónica y se basaba en frecuencias de telefonía móvil, que la operadora tendrá que devolver antes del 31 de diciembre.

En estos momentos, sólo quedan 25.000 usuarios de este sistema, de los 350.000 que lo han utilizado. Industria ha dictado unas normas que debe cumplir Telefónica para garantizar que estos abonados podrán migrar de forma gratuita y conservando el número de teléfono a tecnologías que permitan el acceso a internet de banda estrecha.