Agencias de calificación

La SEC investiga a Moody's por calificaciones erróneas

Las agencias de calificación de riesgo vuelven a estar bajo la lupa. El regulador bursátil de EE UU afirmó ayer que ha iniciado una investigación sobre Moody's por los errores producidos en algunos ratings concedidos a productos relacionados con la crisis subprime.

La crisis de las hipotecas subprime y otros productos sofisticados podría cobrarse nuevas víctimas al margen del sector financiero, hasta ahora el más afectado por estas turbulencias. El regulador bursátil de EE UU (SEC, en sus siglas en inglés) ha abierto una investigación sobre Moody's, una de las principales agencias de calificación de riesgo internacionales, por su actuación durante esta crisis. El anuncio se produce una semana después de que saltara a la luz que un presunto error informático provocó que Moody's otorgara un rating triple A, el máximo escalón concedido por la agencia, a numerosos productos de deuda. Estos fallos han afectado en concreto a 44 tramos de obligaciones de deuda de proporciones constantes (conocidos como CPDO por sus siglas en inglés), valorados en 4.000 millones de dólares (2.535 millones de euros).

'Tenemos amplia jurisdicción para revisar esto', afirmó ayer el presidente de la SEC, Christopher Cox, al término de la conferencia de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (Iosco) celebrada durante esta semana en París y en la que uno de los puntos principales de la agenda era, precisamente, el futuro de las agencias de rating. Cox añadió que 'el 11 de junio, la Comisión propondrá formalmente nuevas reglas que involucran a las agencias calificadoras de crédito'.

La adaptación de este código que publicará Iosco será, en principio, voluntaria, ya que corresponderá a los diferentes miembros de esta organización, incluida la CNMV española, implantar estas normas a su legislación.

Según Moody's, estos errores se detectaron a principios de 2007, pero las calificaciones no fueron rebajadas hasta comienzos de este año, cuando su rating se degradó en cuatro categorías en plena vorágine de la crisis subprime. Ello ha situado a las agencias de riesgo en el punto de mira, ya que son consideradas unas de las responsables de haber sobrevalorado con sus calificaciones determinados productos financieros.

Moody's ha contratado a la firma Sullivan & Cromwell para llevar a cabo una investigación.

Un órgano de supervisión europeo de las agencias

Los reguladores de los mercados europeos también quieren tomar medidas para que los errores cometidos durante la crisis subprime. Con este objetivo, el Comité Europeo de Reguladores Bursátiles (CESR) abogó la pasada semana por la creación de un órgano de supervisión de las agencias de rating. æpermil;ste, que estaría formado por veteranos representantes de las comunidades de inversores y de emisores, tendría como principal cometido fijar nuevos parámetros de comportamiento de las agencias de calificación internacionales y vigilar su cumplimiento. Los reguladores incluso han reclamado a Bruselas que la constitución de este órgano sea a nivel comunitario en caso de que no se logre a corto plazo el respaldo de otras jurisdicciones a esta iniciativa. Hace tres años, el CESR se mostró contrario a regular la actividad de estas agencias.