Sectores

La estructura del Ibex, inmune a la tormenta crediticia

Tras el castigo que han sufrido bancos, constructoras e inmobiliarias a raíz del estallido de las §subprime§, el peso de estos segmentos en el índice se mantiene inalterable. Las compañías del S&P 500, sin embargo, sí se resienten de las consecuencias de la crisis.

Con cinco gigantes que suponen un 65% del mismo, el índice español es muy particular. Del 35% restante, un 10,57% corresponde a las constructoras, un 7,5% a las financieras y un 7,67% a las compañías energéticas.

Así, y a pesar de que dos de estos sectores hayan sido los más penalizados en todas las plazas por la crisis §subprime§, en el selectivo español la cosa cambia. A comienzos de 2008, el reparto de ponderación era prácticamente el mismo, a pesar de coincidir con la presentación de las cuentas de algunas compañías afectadas por las hipotecas de alto riesgo.

Pero los datos no sorprenden demasiado. Hace ya tiempo desde que los expertos coincidieran al señalar que el sector bancario español se encontraba bastante protegido frente a las turbulencias §subprime§. Además, la solidez de las dos grandes entidades bancarias españolas, Santander y BBVA, también ha sido objeto de análisis.

Cuando el estallido de la crisis sólo se intuía en los mercados y sus consecuencias eran meras hipótesis, el panorama no era muy diferente. De esta manera, el sector constructor tenía una ponderación del 12% en el índice español y el financiero suponía un 7,8%. Las compañías energéticas presentan la única diferencia, con un peso del 11,53% en el selectivo, alimentado por Endesa, que antes de la opa de Eon ocupaba el sexto puesto, con un peso del 4,56%.

Los sectores del S&P sufren las consecuencias

En cambio, el Standard & Poor§s 500 sí ha notado los efectos de la crisis §subprime§ en la ponderación de sus valores. De esta manera, las acciones de las compañías tecnológicas, con un peso del 16,26% del índice, han desbancado a las firmas financieras, que suponen un 16,19%. Antes del estallido de la burbuja tecnológica, estas compañías representaban el 34,51%.

De los diez sectores del S&P, el bancario fue el más perjudicado el año pasado, al tiempo que también es el grupo de peor desempeño en lo que va de 2008.