Finanzas

Solbes presentará una nueva CNMV con más competencias

Este organismo velará por los derechos de inversores, ahorradores y aseguradosLa reforma de la supervisión financiera española ya ha echado a andar. El vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, anunció ayer que un nuevo organismo -la Comisión Nacional de Servicios Financieros (CNSF)- compartirá la vigilancia de los mercados de capitales y las entidades financieras con el Banco de España. La CNMV y la Dirección General de Seguros desaparecerán.

Solbes presentará una nueva CNMW con más competencias
Solbes presentará una nueva CNMW con más competencias

El actual modelo de supervisión financiera tiene los días contados. Organismos con solera como la Comisión Nacional del Mercado de Valores -creada hace 20 años- o la Dirección General de Seguros y Pensiones -aún más antigua- se disolverán, y sus funciones se dividirán entre el Banco de España y un nuevo organismo: la Comisión Nacional de Servicios Financieros (CNSF).

El vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, anunció ayer que el Ejecutivo ya ha puesto en marcha la reestructuración del sistema nacional de inspección de entidades financieras, como una de las 'medidas reformistas' para hacer frente a la ralentización económica.

Solbes explicó durante unas jornadas organizadas por el Foro de Nueva Economía que el Ejecutivo pretende 'redefinir el papel de los supervisores', para así lograr 'una atribución más razonable de las funciones de cada supervisor en beneficio de la eficacia del sistema y la protección del ahorro'.

El nuevo modelo, conocido en el mundo académico como Twin Peaks (dos cumbres, en inglés), está basado en la distribución de competencias en función de la materia y no según el tipo de entidad inspeccionada.

De un lado, el Banco de España se encargará de velar por la solvencia de las entidades financieras (incluidas aseguradoras y sociedades de valores). La nueva CNSF, mientras tanto, 'vigilará el correcto funcionamiento y la transparencia de los mercados financieros, mediante la supervisión de la conducta de los interesados en su relación con los inversores, ahorradores, asegurados y en general todos los consumidores de los servicios financieros', explicó ayer Solbes.

El Banco de España cede competencias

El nuevo esquema de supervisión planteado ayer por Solbes conlleva que el Banco de España ceda algunas competencias al nuevo organismo, como la aprobación de las publicidades de los productos o la revisión de las tasas aplicadas a los servicios bancarios. A cambio, la entidad que dirige Miguel A. Fernández Ordóñez asumirá el control y verificación de los niveles de capital de aseguradoras y sociedades de valores.

El actual modelo sectorial no se ajusta adecuadamente, según varios organismos internacionales, a la tendencia actual de los grupos financieros a distribuir tanto créditos y depósitos, como seguros o fondos y planes de pensiones.

El Gobierno holandés fue el pionero en adoptar la solución Twin Peak, debido a la concentración del negocio bancario y asegurador en entidades como ING National-Nederlanden o la firma belgaholandesa Fortis. Desde que Ámsterdam tomó la decisión, pasaron dos años hasta que fue puesta en práctica.

Otras de las repercusiones del nuevo esquema será la referida a la autonomía de la CNSF. El actual presidente de la CNMV ha reclamado en varias ocasiones la necesidad de equiparar la autonomía jurídica y presupuestaria de la Comisión con la del Banco de España.

LA FRASE 'Queremos una atribución más razonable de las funciones de cada supervisor en beneficio de la eficacia del sistema y la protección del ahorro'

Unespa reivindica la peculiaridad de los seguros

El nuevo marco de supervisión financiera que prepara el Gobierno genera incertidumbres, especialmente en el ámbito asegurador. La patronal de las compañías de seguros españolas (Unespa) salió ayer al paso del anuncio de Pedro Solbes para reivindicar las peculiaridades de la industria. Fuentes de la patronal aseguraron a Europa Press que la industria del seguro no puede ser supervisada con el mismo modelo que la banca, aunque agradeció al ministro de Economía su disposición a tratar con todas las partes implicadas.

Hasta ahora, todos los controles que se referían a las compañías de seguros, así como a los planes de pensiones, corría a cargo de la Dirección General del Seguro (DGS), un organismo llamado a desaparecer con el nuevo modelo de supervisión financiera. De entrar en vigor el nuevo esquema, el Banco de España pasaría a verificar los requerimientos de capital de las aseguradoras. Mientras tanto, la nueva Comisión Nacional de Servicios Financieros (CNSF) sería la encargada de vigilar el correcto comportamiento de las compañías en su relación con los asegurados (condiciones de contratación, cumplimiento de estipulado en las pólizas, etc.).

Solbes explicó ayer que las conversaciones con los sectores afectados por el nuevo sistema de supervisión financiera comenzarán 'en los próximos meses', al tiempo que consideró que se tratará de un proceso de renovación 'riguroso' que permitirá asegurar un sistema 'equiparable' a los de las mejores economía del mundo.

La creación de esta nueva Comisión se enmarca en la iniciativa que anunció Solbes durante la primera Comisión Económica de la Legislatura que se celebró el pasado día 8, que pasa por reordenar las competencias en materia de supervisión e inspección del sistema financiero español para mejorar la vigilancia de la solvencia y competitividad de los intermediarios financieros.