Medidas

Solbes avisa de que se ha agotado el margen para más ayudas

A la devolución fiscal de 400 euros para asalariados, autónomos y pensionistas a través del IRPF para compensar la desaceleración de la economía no le seguirán otras ayudas. El vicepresidente Pedro Solbes reconoció ayer que con ese gasto, de 6.000 millones, 'se ha agotado el margen para medidas discrecionales'.

El Ministerio de Economía cerró ayer la puerta a la posibilidad de que el Ejecutivo apruebe nuevas medidas de apoyo a los ciudadanos en caso de que la desaceleración económica sea más brusca de lo previsto. Así lo subrayó Pedro Solbes, en su intervención en el Foro de la Nueva Economía, en el que señaló que hay que manejar 'con muchísimo cuidado' el superávit de las cuentas públicas logrado en los últimos cuatro años, 'porque el paso de un saldo positivo a un déficit es relativamente fácil'.

De hecho admitió que los ingresos fiscales están bajando ante el menor crecimiento económico. 'Eso no debería crearnos mayor preocupación en 2008', apuntó Solbes, quién añadió a renglón seguido que no lo tiene tan claro para el año siguiente.

'El objetivo es que se logre un superávit en las cuentas del Estado, aunque las circunstancias actuales impiden llegar a una conclusión clara', dijo. En cualquier caso confió en que la deducción fiscal de 400 euros, 'tenga un impacto expansivo en la economía'. En su discurso, Solbes señaló a la construcción como el principal culpable de los males de la economía y consideró necesario el ajuste que se está produciendo en el sector. 'No es lógico que España construya las mismas casas que Francia, Alemania e Italia juntos y que se haya generado una demanda tan fuerte de carácter especulativo', precisó. Sin embargo apuntó que el ajuste se está produciendo con mayor brusquedad de lo previsto y que este efecto 'puede provocar una retracción de la demanda que retrase la normalización del sector'.

El débil crecimiento de la economía (un 2,7% hasta marzo, el nivel más bajo en cinco años) hizo reconocer a Solbes que se encuentra ante la coyuntura más complicada en quince años, aunque aseguró que tiene confianza en que la recuperación se produzca a partir del segundo semestre. 'Espero que el crecimiento remonte de forma clara en 2010, para en los años siguientes se sitúe en tasas de crecimientos cercanas al 4%', añadió.

'El petróleo seguirá caro bastante tiempo'

Otro de los riesgos para el crecimiento de la economía, según Solbes, es la inflación, afectada por el encarecimiento del barril de petróleo, que ha superado los 135 euros. 'Con el actual nivel de demanda, los precios van a seguir altos durante bastante tiempo', vaticinó.

El vicepresidente se mostró sorprendido por que hayan coincidido por primera vez unas perspectivas de crecimiento negativas en EE UU con un encarecimiento del petróleo.

Preguntado por la posibilidad de que España vuelva a una situación de estanflación (crecimiento bajo con inflación), no lo descartó, aunque confió en 'haber aprendido del pasado'.