Empleo y Directivos

Aterriza en la empresa el ejecutivo 'freelance'

Son ejecutivos de alto nivel y reputación. Se les contrata de forma temporal, ya que su finalidad es resolver problemas en momentos puntuales, sobre todo en tiempos de crisis

Llega el directivo freelance. Ejecutivos de alto nivel y probada experiencia contratados temporalmente para resolver problemas concretos. Las consultoras europeas de selección de personal temporal están registrando un verdadero boom en la demanda de directivos y mandos intermedios freelance, también llamados directivos just in time porque se les contrata para intervenir en proyectos concretos y temporalmente delimitados. La externalización ha llegado a las áreas de gestión y desarrollo del negocio. Y no sólo para salvar situaciones de crisis. Es la gestión de transición o interim management, una nueva manera de enfocar los negocios, disponiendo de los recursos cuando se necesitan.

En Alemania hay unos 10.000 interim managers (directivos interinos), con unos ingresos anuales de 1.300 millones de euros. Sólo la mitad de ellos trabaja a través de agencias. El resto actúa por su cuenta. Además, cada vez más empresas medianas recurren a esta fórmula de gestión, que nació en los años setenta en Estados Unidos y es muy usual en Holanda, Reino Unido y Alemania, para contratar directores generales. 'Cada vez hay más directivos que se plantean trabajar con salarios altos, desde luego, pero en esquemas temporales', confirma José Ramón Colomina, director general del grupo Michael Page en España.

¿Quiénes son? Es el directivo de marketing que sustituye a la ejecutiva que estará de baja por maternidad durante un año. Es el saneador de compañías al que se contrata para implementar una reestructuración radical. Es el experto que se precisa para introducir los cambios necesarios en los procesos productivos de la empresa. O es el profesional sénior de 54 años, afectado por una regulación de empleo en el sector industrial, que decide reincorporarse participando en proyectos temporales.

Esta fórmula de gestión ofrece flexibilidad sin necesidad de disparar los gastos a largo plazo

Entre las empresas hay recelos porque no se creen que pueden contar con un director financiero sólo por un tiempo

Para este último candidato, esta nueva nueva fórmula de gestión representa 'una oportunidad fantástica de ganar dinero y seguir en activo', afirma Pablo Urquijo, responsable de interim management de la empresa de trabajo temporal Michael Page, que creó esta división hace sólo siete meses en España. El concepto de ejecutivo de transición empieza ahora a conocerse entre las pequeñas y medianas empresas españolas.

Urquijo está convencido de que será uno de los pilares del futuro del trabajo. Lo veremos en los próximos diez años; sobre todo, en las áreas financiera, tecnológica, industrial y de ventas. 'Se convertirá en un instrumento habitual de las compañías porque ofrece flexibilidad sin necesidad de disparar los gastos a largo plazo.' Además, resulta una fórmula interesante para ambas partes. Para las empresas, porque les permite incorporar profesionales externos durante un tiempo determinado para solucionar con rapidez situaciones concretas. Y para los profesionales, que por las circunstancias que sean, estén interesados en la modalidad de trabajo temporal.

En Alemania, el presidente de la asociación de proveedores de manager temporales (Arbeitskreis Interim Management Provider, AIMP), Anselm Görres, asegura que cada vez más profesionales optan conscientemente por esta modalidad. 'Son personas a las que les interesa trabajar por un periodo de ocho o nueve meses y que se permiten luego unas vacaciones largas hasta que se incorporan en nuevos proyectos.' Según Urquijo, resulta una experiencia muy enriquecedora porque se aprende mucho en las distintas compañías y porque se debe permanecer atento a los cambios que registra la profesión. En definitiva, prefieren participar en proyectos atractivos antes que pertenecer a la plantilla fija desempeñando funciones que no les motivan. En el futuro será cada vez más improbable que se practique la profesión aprendida durante toda la vida activa, advierte también el sociólogo Michael Hartmann, de la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania).

El directivo temporal y los profesionales externos no son consultores, pues la consultoría clásica asesora, pero no gestiona ni dirige. Tampoco se les contrata únicamente en situaciones de crisis; si bien el interim management resulta una opción para las empresas que atraviesan una crisis sin contar con el equipo directivo adecuado. Según Görres, mientras en los años noventa se buscaban directivos freelance para resolver situaciones de crisis, hoy se les contrata sobre todo para ocupar temporalmente puestos directivos medios. En Alemania, sólo el 12% asume tareas de reestructuración y saneamiento de las compañías. Y lo que es sorprendente: cada vez son más jóvenes. En 1998, este tipo de directivo tenía una media de 55 años. Hoy está en 47 años. Sin embargo, en España 'es una opción que suele tomarse en la madurez profesional', puntualiza Urquijo. 'Mientras los jóvenes buscan más seguridad, los sénior tienen, por sus 15 o 20 años de experiencia, otras prioridades'.

También está creciendo el mercado de agencias especializadas en ofrecer directivos temporales. La consultora ZMM Zeitmanager München, que dirige Görres en la capital bávara, factura 8,5 millones de euros anuales y dispone de un banco de datos con 3.000 directivos.

Según datos de la asociación alemana AIMP, se les contrata para cubrir temporalmente puestos directivos vacantes (por ejemplo, por bajas de enfermedad o por dimisiones inesperadas), para responsabilizarse de nuevas filiales u ocuparse de nuevos productos. Permanecen un promedio de nueve meses en las compañías y cuestan 882 euros al día (incluidos los costes de intermediación). Arbeitskreis Interim Management Provider cuenta con nueve miembros que facturan el 60% del sector en Alemania. En el Reino Unido mueve un volumen de negocio de 530 millones de libras anuales, según datos de la Asociación Británica de Interim Management.

Urquijo explica que en España están los directivos y profesionales freelance que negocian directamente con las compañías el tipo de contrato que les interesa, y, por otro lado, existe el modelo de contratación propio del interim management, en el que los candidatos son reclutados y contratados por las empresas de trabajo temporal para trabajar para los clientes.

¿Recelos? Sí, efectivamente, apunta Urquijo. Entre las empresas, porque todavía no se creen que pueden disponer de un director financiero por un tiempo determinado. 'Y hay que explicarles que hay altos cargos que pueden desarrollar una carrera de éxito participando en proyectos concretos en detrimento de la seguridad de un contrato permanente.' Y entre los candidatos, porque todavía se busca el trabajo para toda la vida. No obstante, 'cada vez hay más profesionales dispuestos a estudiar esta modalidad de trabajo'. Por ejemplo, mujeres profesionales que deciden reincorporarse tras una pausa familiar. O profesionales prejubilados que se plantean volver a trabajar por un tiempo. Otra ventaja: se ofrecen sueldos más elevados a los habituales, a los que se suma una retribución variable ligada a los objetivos fijados.

Los candidatos de estas consultoras son el contable con experiencia o la directora de marketing con una baja por maternidad. 'Y se acude a nosotros para una fusión o para una operación concreta. O porque quieren reducir los gastos fijos. O necesitan a alguien que haga frente a un expediente de regulación de empleo (ERE) durante seis meses y despida a 100 personas. Son directores de transición. Tienen mentalidad de proyecto, afirma José Ramón Colomina.

Para las empresas supone un recurso más, sobre todo para resolver situaciones de transición de entre tres meses y dos años. Eso sí, cuanto menos tiempo, más caro. En España intervienen para sustituir personal altamente cualificado, pero también como saneadores o para dirigir, como especialistas, cambios en los procesos productivos.

La frase. Para el profesional sénior afectado por una regulación de empleo supone una oportunidad para ganar dinero y seguir en activo''Se impone un nuevo nomadismo en los puestos de responsabilidad'El boom de la temporalidad

TRANSICIâN

La externalización ha llegado a las áreas de gestión y desarrollo del negocio: se contrata a directivos y profesionales a tiempo parcial o por un periodo determinado de tiempo para resolver una situación coyuntural. Los profesionales externos no se reclutan únicamente en situaciones de crisis, sino que intervienen también en la gestión de procesos o de proyectos, implementación de cambios y reorganizaciones, procesos de internacionalización y optimización de procesos informáticos. Es el management de transición, una nueva manera de enfocar los negocios, disponiendo de los recursos cuando se necesitan.

Pablo Urquijo. Michael Page. /l> "Se impone un nuevo nomadismo en los puestos de responsabilidad"

De los nuevos nómadas del mundo laboral, también llamados directivos just in time, Pablo Urquijo, responsable de interim management de Michael Page, piensa que representan un pilar del futuro laboral. 'Es una interesante salida profesional, flexible y enriquecedora'. Su teoría coincide con los investigadores de la moderna filosofía del trabajo, que opinan que, aunque no desaparezca la oficina convencional, se impondrá el nuevo nomadismo: hoy aquí, mañana, allá. También en los puestos de máxima responsabilidad.

Según un informe de Dresdner Bank, el 17% de la población activa sigue esta tendencia de trabajo. En EE UU o en Holanda, todavía más: el 25% y el 26%, respectivamente. Aunque en España apenas se conozca el management de transición y Urquijo esté todavía en la fase de dar a conocer este servicio, la consultora de selección de personal Michael Page apuesta por esta modalidad. 'Se convertirá en un pilar de las compañías'. Urquijo, quien conoce esta fórmula de países como Holanda y Reino Unido, afirma que todavía la mayoría de los candidatos españoles busca puestos fijos, pero cada vez más personas se interesan por la modalidad temporal. 'Es una oportunidad para reincorporarse al mercado laboral tras una pausa profesional'.

El boom de la temporalidad

Es un producto con mucho futuro, como el negocio de la consultoría y el trabajo temporal, afirma el diario económico alemán Handelsblatt. Implica asumir por un tiempo limitado funciones directivas en una empresa. 'No sólo desarrollan conceptos, como los consultores, sino que los implementan', dice Holger Dahl, especialista en derecho laboral de la consultora de selección de personal Amadeus Fire, de Fráncfort.

En Alemania hay unos 10.000 interim managers, pero Handelsblatt señala que unos 50.000 ejecutivos están disponibles. Y el mercado crece. Esto obedece, asegura Dahl, 'al boom del trabajo temporal'. En lugar de comprometerse a largo plazo, las empresas prefieren contratar personal cualificado durante un tiempo determinado. Y cada vez más firmas, sobre todo de tamaño mediano, contratan ahora a interim managers para dirigir sus compañías por algún tiempo. Se benefician así del talento de especialistas externos sin que les generen costes fijos. Cuando el alto ejecutivo contacta por su cuenta con la empresa, acuerdan entre ambos el tipo de contrato que les interesa mantener.

Según un estudio de la Universidad de Erlangen Nürnberg, en Alemania, la mitad de los candidatos encuentra un puesto de trabajo a través de agencias especializadas, que a su vez tienen un contrato con la empresa final. De este modo se comprometen a poner a disposición de sus clientes un especialista responsable, que pueda cumplir con su cometido.

El modelo que se impone de trayectoria profesional es tener entre tres y cuatro profesiones a lo largo de la vida y de cinco a seis contratos de trabajo simultáneamente. Esa es una realidad. Se acabó un trabajo en una misma empresa para toda la vida. Es cuestión tiempo y de acostumbrarse.