Crisis

Economía estudia con la banca ocho medidas para resolver la crisis

El presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, aseguró ayer que las entidades y el Ministerio de Economía están estudiando ocho canales distintos para prevenir una crisis mayor. La CNMV pide que las agencias de rating estén supervisadas por un órgano superior independiente.

El máximo responsable de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, desveló ayer en la jornada La crisis financiera: su impacto y la respuesta de las autoridades, organizadas por Afi, en la sede de la CECA, que 'las cajas y los bancos españoles no han participado en las turbulencias internacionales gracias a haber hecho los deberes' y, por eso, reclama que sea ahora la Administración la que 'deba hacer los deberes'.

Quintás desveló que Economía y las entidades financieras están barajando 'ocho canales distintos o planes de contingencia, entre los que se encuentra la utilización del Fondo de Reserva de la Seguridad Social', con objeto de prevenir 'cualquier incidencia', sin embargo, evitó explicar en qué consistían tales medidas, 'porque las estrategias no se cuentan sino que se aplican'.

En cualquier caso, esta batería de medidas demuestra que el Gobierno se está preparando por si la crisis inmobiliaria se agudiza. El presidente de las cajas de ahorros no quiso ser alarmista, pero en su opinión, 'sería de irresponsables' admitir que las turbulencias han terminado. Quintás cree que la situación durará hasta final de año y describió el momento como 'la peor crisis de los últimos cien años'.

Por eso, reclamó que en el terreno internacional haya una mejor regulación. 'Hay mucha pero muy mala regulación, algo que no pasa en España', advirtió.

Por su parte, Fernando Restoy, consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) abogó en este sentido por la separación de poderes en la supervisión y regulación financiera. Defendió el modelo Twin Peaks, basado en dos pilares (la conducta y la salvaguarda) por haber afrontado 'perfectamente preparado la crisis'. También defendió que sea el Banco Central Europeo (BCE) quien tenga la responsabilidad de la supervisión de las entidades financieras, algo que actuamente hacen los bancos centrales de cada país.

Respecto de las agencias de rating, Restoy indicó que a 'éstas se les había echado la culpa de lo que ha pasado y debo decir que con razón'. El consejero de la CNMV concluyó que el modelo de autorregulación que impera en Europa ha demostrado que no ha funcionado, porque existe un oligopolio y porque además son los emisores los que pagan a estas agencias, por lo que propuso la 'posibilidad de crear un organismo independiente que esté supervisado por una institución superior, formada por las entidades financieras, representantes del BCE, entre otros'.

El consejero del Banco Central Europeo, José Manuel González-Páramo, restó importancia a la situación al señalar que sólo veía problemas 'aislados' de liquidez.

La liquidez de los grandes se multiplicó por cuatro

Las grandes entidades financieras españolas han multiplicado por cuatro su liquidez frente a cómo estaban antes de estallar la crisis de liquidez (agosto de 2007), según dijo ayer Javier Alonso, director general del Banco de España.

Aseguró estar planteándose cambiar los requerimientos de liquidez, pero dijo 'no estar muy seguros del impacto'. Señaló que se ha detectado que las entidades españolas han captado más volumen y a más largo plazo con objeto de anticiparse a cumplir el coeficiente de caja. El BCE tuvo entonces que ampliar los plazos de los colaterales, que pasaron de cinco operaciones a tres meses a una a seis meses y otra pendiente. Alonso dijo que de los 450.000 millones de euros de déficit del eurosistema, España tendría que contribuir con 45.000 millones.