Consejo de administración

Ford pide a sus accionistas que no vendan por el momento sus títulos a Kerkorian

El consejo de administración del grupo automovilístico estadounidense Ford ha pedido a sus accionistas que ¢no lleven a cabo ninguna acción¢ en relación con la oferta lanzada por el multimillonario Kirk Kerkorian para adquirir un 1% de la compañía.

El máximo órgano de dirección del tercer fabricante mundial de automóviles indicó que revisará y tomará en consideración la oferta de Kerkorian y comunicará a los accionistas la recomendación del consejo en torno al próximo 22 de mayo, según los plazos establecidos en la ley.

Kerkorian lanzó el pasado viernes, a través de su sociedad de inversión Tracinda, una oferta para hacerse con 20 millones de acciones del grupo Ford, representativas de aproximadamente el 1% del capital, por un importe total de 170 millones de dólares (110 millones de euros al cambio actual).

La oferta, cuyo plazo de aceptación se extiende hasta el próximo 9 de junio, fue anunciada el pasado 28 de abril, fecha en la que Kerkorian desveló que poseía un 4,5% del capital de Ford (alrededor de cien millones de acciones) y que pretendía elevar esta participación hasta situarla en torno al 5,5%.

Kirk Kerkorian, un multimillonario que ha amasado su fortuna en el sector del juego, llegó a ser primer accionista de Chrysler, antes de su malograda fusión con Daimler, e incluso del grupo General Motors. Ambas relaciones acabaron mal.

Así, Kerkorian demandó a los artífices de la fusión entre Daimler y Chrysler, pues les acusaba de haber mentido a los accionistas al presentar la operación -ejecutada en 1998- como una integración entre iguales, cuando, a su juicio, el grupo alemán absorbió al estadounidense. El magnate perdió la batalla judicial y Daimler y Chrysler se ¢divorciaron¢ el pasado año.

Además, en 1995 el acaudalado inversor llegó a ostentar una participación del 9,9% en General Motors, que entonces ocupaba indiscutiblemente el puesto de primer fabricante mundial de automóviles. Incluso se mostró dispuesto a incrementar esta participación al 12%.

Pero el idilio finalizó un año después. Desde el consejo de la multinacional estadounidense, Kerkorian impulsó la integración de General Motors en la alianza Renault-Nissan. Las conversaciones entre las partes concluyeron sin acuerdo, y el multimillonario reaccionó saliendo del capital de General Motors.