Mercados

La crisis 'subprime' golpea con más dureza en Europa

El Euro Stoxx cae el 12% en el año mientras Wall Street pierde el 5,2%.

La crisis financiera golpea con más fuerza a Europa que a Wall Street. El foco de los problemas actuales se originó en EE UU con las hipotecas basura, pero sus consecuencias han causado mayores estragos en las Bolsas del Viejo Continente. Los inversores parecen confiar más en la recuperación económica de la primera potencia del mundo y en las perspectivas de sus grandes empresas exportadoras.

Las cifras lo dicen todo. En el año el Euro Stoxx acumula un retroceso del 12%, mucho más abultado que el 3,4% del Dow Jones o que el 5,16% del S&P 500. El índice tecnológico Nasdaq lo ha hecho peor, pierde el 8,06% en 2008, pero también bate el comportamiento del índice Stoxx de tecnología, que retrocede el 16,45%. Unas diferencias que también se mantienen desde el verano o incluso en 12 meses.

'Yo encontraría dos motivos detrás de esta divergencia. El primero deriva de un mayor peso del sector financiero en los índices europeos. La otra causa es la depreciación de dólar. En el Dow Jones hay muchísimas multinacionales que se ven beneficiadas, al contrario que las exportadoras europeas. Se trata de un efecto doble', explica Javier Barrio, director de ventas institucionales de BPI.

El mismísimo Warren Buffett, el hombre más rico del mundo, conocido como el oráculo de Omaha por sus éxitos a la hora de invertir, comentaba el pasado fin de semana en la junta de accionistas de Berkshire Hathaway que la mejor forma de refugiarse contra la caída del dólar -divisa que cae el 5,5% respecto al euro este año- es con la compra de exportadoras estadounidenses.

Lo cierto es que la temporada de resultados en curso está reflejando que empresas de este perfil, como Intel o Coca Cola, han logrado compensar las caídas de ventas en EE UU gracias al tirón del negocio exterior. Una combinación que les ha permitido presentar resultados sólidos.

'El mayor peso de multinacionales e industriales en los índices de EE UU y el menor peso comparativo del sector financiero ha podido tener un efecto', explica Jordi Falgueras, director de análisis de Gaesco.

La evolución de los tipos de interés a ambos lados del Atlántico también ayuda a explicar la divergencia de comportamiento entre los índices, según los expertos. 'Estados Unidos ha bajado el precio del dinero hasta el 2% frente al 4% de Europa. Esto permite generar un ciclo más intenso y de menor duración en EE UU. Y el mercado descuenta que la recuperación sea más rápida allí', añade Falgueras.

La economía de Estados Unidos pierde fuerza y en el primer trimestre tan sólo creció un 0,6%. Una cifra que pese a no ser negativa se vio condicionada por la creación de inventarios. 'En EE UU se han tomado medidas contundentes que con la inflación controlada deberían reactivar la economía. El petróleo es el principal nubarrón por su impacto en la inflación', comenta David Ardura, de Gesconsult. La semana que viene los datos del PIB del primer trimestre de la zona euro darán pistas sobre el impacto de la crisis en Europa, área que siempre reacciona con más lentitud.

¿Persistirá la divergencia en las Bolsas? Algunos expertos ven oportunidades más claras en Europa por el castigo excesivo de algunos sectores como el financiero. Otros, no descartan que EE UU siga más fuerte si las apuestas a favor del dólar continúan atrayendo inversores hacia Wall Street.

Destacados

El Footsie y el Ibex son los dos índices de los grandes europeos que mejor aguantan este año. La británica cae el 3,03%, un recorte leve gracias al tirón de las petroleras y materias primas, sectores de gran peso en el índice. El Ibex cae el 7,61% gracias a Repsol y a la mejor evolución de la gran banca respecto al sector europeo.

La doble lectura de los resultados empresariales

Una de las principales incógnitas que afrontan los mercados es el impacto de la desaceleración en los resultados. La temporada en curso aclara poco y deja una doble lectura. Si bien en EE UU las sorpresas positivas abundan más que en Europa, también es cierto que se producen después de unas rebajas de estimaciones mucho más agresivas.

Algunos expertos piensan que en EE UU los resultados ya han tocado fondo, un factor más que explicaría para algunos la mejor evolución de Wall Street respecto a Europa. Algo que no se conocerá con más certeza hasta la segunda mitad del año.

De momento, en EE UU más de dos tercios de las empresas del S&P 500 han presentado ya sus cuentas y hasta ahora se han dado un 63% de sorpresas positivas frente a un 28% de sorpresas negativas, según un estudio de Ahorro Corporación. En la zona euro, por contra, sólo el 20% del Euro Stoxx 300 ha presentado ya, dejando un 48% de sorpresas negativas, tantas como positivas.

En el S&P 500 la mayoría de las sorpresas negativas se concentran en empresas de construcción, inmobiliario y servicios financieros. Por contra, la mayoría de las sorpresas positivas proceden de la automoción, industriales, salud y tecnología. 'Las revisiones a la baja en los sectores del S&P 500 han sido, en general, más profundas, y especialmente para los sectores financieros -bancos, seguros y servicios financieros-, construcción y autos (de más del 50%). La menor intensidad en las revisiones a la baja de los sectores europeos desde que comenzó la crisis podría estar detrás de la comparación desfavorable del Euro Stoxx 300 frente al S&P 500 en materia de sorpresas negativas', dice Ahorro Corporación.