Política monetaria

El FMI advierte del riesgo para la economía global por el incremento de la inflación

El Fondo Monetario Internacional advirtió hoy de los crecientes riesgos para la estabilidad económica derivados de la aceleración de las presiones inflacionistas al mismo tiempo que se produce una generalizada desaceleración del crecimiento de la economía.

En este sentido, el subdirector gerente de la institución internacional, John Lipsky, admitió que a diferencia de otras veces, el debilitamiento del crecimiento económico global no ha supuesto una desaceleración en las presiones y expectativas inflacionistas, sino que por el contrario, ¢la inflación general se está acelerando¢.

Por este motivo, el miembro del FMI subrayó que los bancos centrales y las autoridades fiscales deben prestar una atención muy estrecha a los potenciales riesgos inflacionistas.

¢Las preocupaciones respecto a la inflación han reaparecido después de años de calma. El encarecimiento de la energía y de las materias primas son claves en estas nuevas preocupaciones (...) Signos de mayores presiones inflacionistas más generales justificarían una respuesta decisiva para no sacrificar los avances en estabilidad global logrados en los últimos años¢, dijo.

No obstante, el subdirector gerente del FMI se mostró optimista al afirmar que las conclusiones de la institución señalan que por el momento no hay similitudes con la crisis de 1970, aunque reconoció que una ¢conclusión más pesimista no puede ser descartada¢.

¢Los actuales desafíos para el progreso y la prosperidad global son potencialmente graves y contienen muchos elementos novedosos¢, dijo el subdirector del FMI.

El subdirector gerente del FMI admitió que existe la posibilidad de que muchos de los recientes incrementos de precios sean duraderos, puesto que los factores subyacentes en el encarecimiento del petróleo y las materias primas tienen carácter fundamental e indicó que, de confirmarse las proyecciones de crecimiento del FMI, ¢habrá que acostumbrarse a pagar unos precios relativamente mayores por estos productos¢.

Entre los factores causantes de la reciente escalada de precios de de las materias primas, Lipsky destacó el robusto crecimiento de la demanda vinculado al fuerte crecimiento de las economías emergentes, especialmente China, que son responsables del 95% del aumento de la demanda de petróleo desde 2003.

Asimismo, el subdirector del FMI reconoció que el suministro de crudo ha dado una respuesta ¢decepcionante¢ al aumento de los precios y demandó políticas encaminadas a fomentar inversiones en el sector petrolero.

Política monetaria de EE UU

Por otra parte, Lipsky destacó que ¢existen evidencias preliminares¢ de que el bajo nivel de tipos de interés tiene un ¢significativo impacto estadístico¢ sobre el precio de las materias primas más allá del incremento de la demanda.

Asimismo, el subdirector gerente del FMI indicó el efecto de los tipos de cambio sobre el precio de las materias primas, ya que ¢si el dólar hubiera permanecido a sus niveles de 2002 hasta finales de 2007, los precios del petróleo hubieran sido unos 25 dólares por barril más baratos y el resto de materias primas un 12% más baratas¢.

Además, el relajamiento de la política monetaria de EEUU ha tendido a generar una relajación de las condiciones monetarias en aquellos países cuyas divisas están ligadas al dólar, lo que ha permitido la combinación de ¢exacerbadas presiones inflacionistas¢ por las subidas de materias primas y una política monetaria ¢demasiado acomodaticia¢.

De este modo, Lipsky recomendó una mayor atención por parte de EE UU a la evolución de la inflación y de las expectativas inflacionistas a medida que se recupera el crecimiento económico tras los significativos recortes de tipos adoptados en EEUU para combatir la desaceleración. Asimismo, advirtió que de producirse nuevos estímulos fiscales estos deberían centrarse en la estabilización de sectores clave, tales como el inmobiliario y el financiero.

Respecto a la eurozona, el FMI señaló que el agudo incremento de la inflación y el incremento de las preocupaciones sobre el deterioro de las expectativas de inflación afectan a la confianza y al gasto de los consumidores. ¢La previsión de inflación es apropiadamente un asunto central para la política del BCE¢, admitió Lipsky, quien, no obstante, añadió que podría producirse un cambio si las expectativas permanecieran bien ancladas y la desaceleración del crecimiento redujera las presiones inflacionistas.

Subsidios a los biocombustibles

Por otro lado, el economista advirtió de que las políticas en favor de los biocombustibles en algunos países desarrollados están afectando a los precios de algunos alimentos fundamentales como el maíz y la soja.

En este sentido, el FMI estima que el incremento de la demanda de biocombustibles es responsable de un 70% del encarecimiento del maíz y de un 40% de la subida de precios de la soja, aunque reconoce que sin los biocombustibles, quizás el precio del petróleo hubiera sido más elevado.