Política agrícola

Bruselas admite la necesidad de reaccionar con medidas al alza del precio de alimentos

La Comisión Europea admitió hoy la necesidad de impulsar medidas ¢a corto plazo¢ para solucionar la subida de precios de los alimentos, ya sea con una mayor vigilancia de la cadena de distribución alimentaria o dentro de la Política Agrícola Común (PAC).

El Ejecutivo comunitario debatió sobre las causas del actual encarecimiento de los alimentos, entre las que considera la escasez de oferta, el aumento de la demanda o la volatilidad de los mercados, pero Bruselas insiste en exculpar de este problema a los planes de la UE para fomentar los biocarburantes.

La Comisión constató que la subida de precios alimentarios en todo el mundo se debe a ¢factores diversos¢ y que ¢la falta de una respuesta global ha exacerbado la crisis¢, dijo en rueda de prensa el portavoz de la CE, Johannes Laitenberger.

Por este motivo, la CE presentará una propuesta a los líderes de la UE sobre el estado de los precios alimentarios, como estrategia de cara a las reuniones del G-8 (grupo de países más industrializados del mundo y Rusia).

La CE estima que las medidas más convenientes en ¢respuesta¢ a la crisis de precios pasan por estudiar ¢cómo puede utilizarse la PAC en caso de necesidad¢, ayuda a los países más pobres, vigilar la cadena alimentaria en toda la UE y potenciar la producción de alimentos, según el portavoz.

Entre los factores que han provocado el encarecimiento alimentario figuran, según la CE, el incremento mundial de la demanda y del consumo en China e India, las malas cosechas, la subida de los precios de la energía, la situación del dólar y la volatilidad de los mercados.

Sin embargo, Bruselas rechaza que las políticas del fomento de biocarburantes estén repercutiendo en la escasez y en el consiguiente incremento de precios de los alimentos.

Según varios portavoces de la CE, el objetivo de la UE de que en 2020 un 10% del consumo de energía en el transporte proceda de los biocombustibles es ¢sostenible¢ y no va a perjudicar al abastecimiento alimentario en Europa.