Calificación

S&P eleva a grado de inversión el 'rating' de la deuda de Brasil

Standard & Poor's elevó el miércoles la calificación de la deuda a largo plazo de Brasil a 'grado de inversión'. Hasta ahora, sólo México contaba con un rating tan elevado. La Bolsa celebró la noticia anteayer con un récord, tras subir un 6,33%.

Brasil ha dado un paso de gigante para atraer a más inversores extranjeros. La decisión de Standard & Poor's (S&P) de subir la calificación de su deuda a largo plazo a BBB-, el equivalente a 'grado de inversión', lo que significa que puede ser comprada por fondos de pensiones, y sitúa al país como uno de los destinos más seguros y con mejores perspectivas.

La medida responde, según la agencia de calificación de riesgo internacional, a 'la madurez de las instituciones de Brasil y el ambiente político, como evidencian el alivio del peso fiscal y de la deuda externa, y las mejores expectativas de crecimiento'. Hasta ahora, el único país de América Latina que contaba con este rating era México, cuya economía está muy vinculada a la de EE UU.

En su comunicado, Standard & Poor's asegura que 'aunque la deuda neta del Gobierno (brasileño) permanece más alta que en muchos otros países calificados de BBB, este riesgo está mitigado por un historial claramente predecible del pragmatismo fiscal y políticas de manejo de la deuda'.

La mejora de la calificación de Brasil provocó un rally en los mercados de bonos y la Bolsa de São Paolo. Esta última, que ayer permaneció cerrada por festividad, terminó la jornada del miércoles con un nuevo récord histórico, tras subir un 6,33%, hasta los 67.868 puntos. Se trata de la mayor ganancia diaria registrada por el índice Bovespa desde noviembre de 2001.

Bonos

La rentabilidad de los bonos, que se mueve en sentido inverso a los precios, cayó de golpe 11 puntos básicos, hasta situarse en el 5,9%.

Con ello, el diferencial entre la deuda a 10 años brasileña y la estadounidense se estrechó el miércoles hasta los 2,2 puntos.

Además de la decisión de S&P de subir el rating del país también influyó en esta escalada el anuncio de la Reserva Federal estadounidense de un nuevo recorte de los tipos de interés oficiales de un cuarto de punto.

El resto de las agencias de calificación de riesgo conceden un rating inferior a Brasil. Está calificado por Fitch Ratings con BB y por Moody's con Ba1, en ambos casos un escalón por debajo del grado de inversión otorgado por S&P.

Entre los beneficiados por la mejora de la calificación de Brasil se encuentran algunas de las empresas españolas que tienen inversiones en zona, como Banco Santander, Telefónica, Iberdrola y Repsol.

La entidad que preside Emilio Botín acaba además de aumentar su presencia en el país latinoamericano con la incorporación de Banco Real, adquirido hace unos meses al holandés ABN Amro.