Según la prensa

Shell abandona el mayor proyecto de energía eólica mar adentro del mundo

La petrolera anglo-holandesa Shell abandonará el proyecto London Array, que pretende ser el mayor desarrollo de energía eólica mar adentro del mundo y en el que participan también a partes iguales la alemana E.On y la danesa Dong, según adelanta hoy la prensa británica.

El proyecto de London Array, planeado para estar situado frente al estuario del río Támesis, a doce millas de la costa, incluye la puesta en marcha de 341 turbinas con una potencia instalada de 1.000 megavatios, un cuarto de la energía consumida por los hogares londinenses.

Shell indicó en la noche del miércoles que su decisión de vender su participación del 33% forma parte de una revisión de sus inversiones actuales y que no implica que se esté replanteando su participación en el sector de las energías renovables en favor del gas y el petróleo.

La salida de Shell de London Array lleva aparejado un incremento de la inversión de la compañía en parques eólicos terrestres en Estados Unidos.

Inversión de entre 2.600 y 3.200 millones

El proyecto, cuyo presupuesto inicial en 2003 era de 1.000 millones de libras (1.279 millones de euros, al cambio actual), requiere en la actualidad una inversión de entre 2.000 y 2.500 millones de libras (entre 2.559 y 3.198 millones) debido al encarecimiento de los componentes de las turbinas por la alta demanda de energía eólica.

¢Mientras que nosotros mantenemos nuestro compromiso con el plan, Shell ha introducido un nuevo elemento de riesgo en el proyecto¢, señaló el consejero delegado de la división británica de E.On, Paul Golby.

Por su parte, Dong se limitó a decir que estudiará todas las opciones existentes.

Peligra el proyecto

Según la prensa británica, la salida de Shell pone en peligro no sólo el plan de London Array, sino el objetivo impuesto por la Unión Europea de que en 2020 un 20% de la energía consumida provenga de renovables.

Esta meta, que ya ha sido rebajada en el Reino Unido al 15 por ciento, queda aún lejos del 2 por ciento actual.

El ministro de Empresas del Reino Unido, John Hutton, anunció el año pasado planes para que en 2020 haya 33 parques eólicos del tamaño de London Array.

Sin embargo, la semana pasada el Gobierno escocés echó para atrás un proyecto para la construcción de un parque eólico marino frente a la isla de Lewis, en el archipiélago de las Hébridas.

Asimismo, la también británica BP está estudiando vender parte de su división de energías alternativas y bajo el mando de Tony Hayward está invirtiendo en renovables menos que en la época de su predecesor, John Browne.