Resultados

La Bolsa salva la sesión en un clima de volatilidad extrema

Presa de la volatilidad, la Bolsa baila al son que marcan los resultados empresariales y los indicadores macroeconómicos. Todo apuntaba a que ayer iba a ser una jornada de descensos en toda Europa. Pero el Ibex salvó la sesión en el último momento y cerró con un avance leve del 0,05%.

Las Bolsas europeas son como peleles; hacen lo que dicta Wall Street', resumía ayer Alberto Roldán, director de Análisis de Inverseguros. A lo largo de las últimas sesiones los mercados se han movido como a espasmos, como si cada indicador macroeconómico, cada empresa que publica resultados fueran descargas eléctricas que, en un sentido u otro, desencadenan movimientos frenéticos en los índices.

Ayer fue uno de esos días. El Ibex logró cerrar con una subida del 0,05%, hasta 13.669,2 puntos. Pero vivió cuatro sesiones en una sola, a juzgar por la volatilidad extrema que mostró: entre el máximo y el mínimo de la sesión el Ibex osciló un 1,8%.

La sesión comenzaba con un marcado pesimismo en toda Europa, tras conocerse los datos de confianza empresarial de Alemania y Francia, peores a lo esperado. El sector financiero, además, se veía arrastrado por los resultados de Ambac en EE UU la víspera, y las dudas que, en general, despierta la gran banca europea. El miércoles Standard & Poor's publicaba un informe en el que destaca un sesgo negativo para los principales bancos europeos. Además, Credit Suisse publicó ayer sus primeras pérdidas en cinco años.

El índice vivió ayer cuatro sesiones en una sola

'Hay una inercia de entrada de dinero que es positiva', afirma un gestor

Pero fue abrir las puertas la Bolsa de Nueva York y darse todo la vuelta. Ford sorprendió a los inversores con un beneficio trimestral de 100 millones de euros, frente a las pérdidas que vaticinaban las casas de análisis. En el plano macroeconómico, la Bolsa saludó el descenso de las peticiones de desempleo y el incremento de las órdenes de bienes duraderos. La Bolsa española no llegó a entrar en ganancias, pero recortó considerablemente las pérdidas.

Apenas una hora después el Ibex entraba en su tercera fase. El descenso de la venta de vivienda nueva hasta mínimos de 17 años arrastraba Wall Street a los números rojos y consolidaba la caída de las Bolsas europeas. Una hora antes del cierre comenzaba la última fase, esta vez alcista, que permitió al Ibex cerrar al alza. BBVA y Santander registraron ascensos respectivos del 0,75% y del 0,49%, después de mantenerse en rojo toda la sesión.

Wall Street se apoyó en los resultados de T. Rowe Price y Aflac y en el compromiso de Merrill Lynch de mantener su dividendo para ganar más del 1% durante la sesión. Al cierre sin embargo, los avances quedaron en la mitad y el Dow Jones se anotó un 0,67%; un 0,64% el S&P 500 y un 0,99% el Nasdaq.

'Es un quiero y no puedo', dice Víctor Alvargonzález, director general de la firma de asesoramiento en fondos Profim. 'La Bolsa quiere salir de la banda lateral; las malas noticias están descontadas, pero falta un acicate para asentar soportes'.

El dato positivo fue que el volumen negociado en el mercado fue relativamente elevado. Se negociaron en el mercado continuo 5.551 millones de euros. 'La Bolsa está muy sensible a las noticias, pero hay una inercia de entrada de dinero que es positiva', comenta Juan Fernández, gestor de renta variable de Inversis Banco. 'Antes no sucedía, la Bolsa habría a la baja y mantenía la tendencia toda la sesión'.

'Me pone los pelos de punta que el euríbor esté cerca del 5%, el petróleo haya asentado los 100 dólares, se esté descontando que los tipos en Europa se van a mantener, y la Bolsa mantenga el tipo', comenta Alberto Roldán.

'Que el primer euro lo gane otro'

Los inversores perciben un cambio en el sesgo del mercado. El sentimiento ha pasado de ser muy negativo a ser negativo pero menos. No se descartan, de hecho, subidas a medio plazo en las Bolsas. Sin embargo, apostar a esa carta en estos momentos es arriesgado. 'Preferimos que el primer euro lo gane otro', asegura Víctor Alvargonzález, director general de Profim. 'Tenemos una posición defensiva en Bolsa y la mantendremos hasta que veamos el suelo del mercado'.

La sensibilidad de las cotizaciones está a flor de piel y, aunque en los últimos días se percibe que hay dinero que quiere entrar al mercado, los gestores prefieren jugar sobre seguro. 'Estamos apostando por los grandes valores, principalmente Santander, BBVA y Fenosa', apunta Juan Fernández, gestor de Inversis.