Carlos Calero

'El peligro es obviar que hay desaceleración'

Es la segunda generación de una familia dedicada al turismo. Vincci, con 34 hoteles, no quiere que nadie entre en el grupo. Crecer por crecer no es su filosofía.

Está convencido de que la desaceleración económica, que se cree a pies juntillas, les afectará. Eso sí, en opinión de Carlos Calero, Director General de Vincci Hoteles serán los últimos o los penúltimos en acusarla gracias a la estrategia que mantienen desde que abrieron la cadena hace siete años. En la hotelera, fundada por su padre, trabajan también sus tres hermanos.

El sector del turismo ha afirmado que la desaceleración rebajará su previsión de crecimiento. ¿Cómo les afectará a ustedes?

Que la desaceleración existe es una realidad y el que diga lo contrario, o no se está preparando para lo que puede llegar a pasar o es un inconsciente. La crisis, venga de donde venga, al final afecta al consumo y indudablemente, nos vemos afectados: El turista acorta más las estancias o busca canales de distribución más baratos. Por ejemplo, cuando empiezan a bajar los extras que contratas en un hotel es cuando notas que hay problemas. El peligro mas grande es no estar concienciado de que existe.

Entonces, ¿cómo se preparan ante el cambio de ciclo?

Tienes que empezar a competir por una calidad en el servicio sin subir excesivamente los precios por habitación: nunca debes de intentar rebajar tu calidad o reducir el personal. En momentos difíciles la calidad del servicio es fundamental. Hay que evitar que el cliente se vaya a la competencia porque paga cinco euros menos. Así que lo que hacemos es ajustar los márgenes, manteniendo precios sin reducir costos.

¿Cómo han ido los resultados de este trimestre?

Ha ido tal y como esperábamos. Hemos facturado 21,4 millones de euros y nuestra previsión de crecimiento en 2008 es de hacerlo al 30%.

¿Se plantean otras posibilidades para crecer?

No hay idea ni de adquirir hoteles ni de que entre ningún tipo de capital riesgo. Vincci quiere tener un crecimiento muy controlado, no nos interesa crecer por crecer. Queremos tener 50 hoteles muy concretos con nuestra filosofía y este crecimiento al final es mucho más lento.

Dijeron que dejaban su expansión en Estados Unidos para centrarse en España.

Una estrategia definida hacia Estados Unidos nunca la ha habido, pero como no la ha habido hacia otro país. Por ahora, tenemos en Nueva York uno y vamos a abrir otro en un año y medio en Brooklyn. Tenemos una idea muy clara de cual es nuestro prototipo de hotel y cual es nuestro tipo de ciudad y sobre eso trabajamos. Encaja Nueva York o Washington pero no todo Estados Unidos. Tenemos proyectos en Sofía y Cracovia pero queremos entrar en esos mercados con la misma filosofía de aquí.

¿Qué filosofía es?

Cuando se constituyó Vincci se hizo con una idea muy clara que es la de hoteles en el centro de la ciudad, nuevos y cuatro estrellas. Lo demás no lo queremos. Entonces si nos vemos afectados estoy convencido de que seremos los últimos o los penúltimos. Por nuestros activos y por el servicio que ofrecemos, que acaba fidelizando al cliente.

Su principal negocio en España son los hoteles urbanos. ¿Se consolida la tendencia?

Está claro que el turismo de negocios crece, pero no tenemos que abandonar lo que siempre hemos sido en España, el turismo vacacional. Se ha cometido el error de ir a por volumen de clientes en lugar de ir a por calidad. Ahora la cosa cambia y hay más calidad. El cliente de empresas y el vacacional es el mismo y lo que queremos es que el que viene de lunes a jueves se vaya a mis hoteles vacacionales en fin de semana porque busca esta marca.

La fidelización, clave en la estrategia del grupo

Ser fiel es para Vincci Hoteles una máxima en todos los sentidos. Su objetivo fundamental es apostar por la calidad del hotel como modelo de crecimiento y para ello es clave fidelizar tanto a los clientes como a los empleados.

Carlos Calero no considera 'ético o correcto' subir los precios por eventos especiales. 'Mi cliente no quiere eso y yo lo que pretendo es fidelizarles', porque que el cliente repita para ellos es fundamental. 'Tú te haces repetitivo en un hotel por el servicio', apunta. Y por eso apuestan por un servicio de calidad. Según el director general del hotel cuando abren un hotel lo primero que hacen es 'tirar de cantera'. 'Un mozo cuando llega al hotel sabe que puede llegar a director del mismo, de hecho ha pasado varias veces'.

El tercer pilar de la fidelidad pasa por serlo a la empresa familiar. En la empresa, presidida por su padre (que anteriormente presidió el grupo Trypp), trabajan los cuatro hermanos.