Infraestructuras

Los fondos presionan a Itínere con la valoración de la OPV

Los inversores institucionales están interesados en la OPV de Itínere, pero quieren que el precio esté en la parte baja de la horquilla orientativa de la oferta, que oscila entre los 4,14 y 5,1 euros. El valor definitivo de las nuevas acciones se conocerá el próximo lunes.

Al cierre de esta edición, Itínere no había comunicado a la CNMV el precio máximo al que saldrán a cotizar las nuevas acciones. La compañía apuró hasta el último momento bajo la presión de los fondos institucionales, que están pidiendo que la oferta tenga el máximo descuento posible. Así se ha visto en el mercado gris, un mercado no oficial donde los inversores institucionales pactan acuerdos de compra y venta antes de que una compañía se estrene; días atrás las pocas posiciones que había estaban entre los 3,65 y 4 euros. Por otro lado, la cotización de la compañía (tiene un 1,7% en Bolsa), ha pasado en poco más de una semana de 6,97 a 5,03 euros la acción.

La demanda de los inversores institucionales será la que condicione la decisión final, ya que estos tienen tiempo de solicitar títulos hasta el viernes. Los particulares podrán hacerlo hasta el 25, pero ya serán peticiones en firme y no tendrán preferencia en el prorrateo en caso de que sea necesario. Esta posibilidad va siendo cada vez mayor en función de cómo va creciendo la demanda. 'En el tramo bajo de la horquilla sí hay demanda, pero a precios superiores va algo más justa; hay interés, pero con órdenes limitadas', comenta un gestor. Algunas entidades que participan en la colocación tienen cubierto el book de peticiones para el tramo minorista en más de una vez.

Itínere es la filial concesionaria de infraestructuras de Sacyr. La matriz venderá el 32,20% del capital (antes de la oferta tenía el 90,11%), incluido el green shoe (opción de compra reservada a los bancos colocadores), a los inversores minoristas (35%) e institucionales nacionales e internacionales. A estos dos últimos tramos ha reservado un 15% y 50% de la oferta.

'Hay interés, pero las órdenes están condicionadas', dice un gestor

Al mercado saldrán un total de 262 millones de acciones de Itínere. Se trata de la primera OPV en la Bolsa española en el año tras el crac del pasado 21 de enero que originó la crisis financiera. La compañía prevé gastar unos 37 millones de euros en la colocación.

De lo que sí informó ayer Itínere es que han sido admitidas a negociación en las Bolsas de Madrid, barcelona, Valencia y Bilbao 45.348.195 (6,25% del capital) nuevas acciones ordinarias procedentes de la ampliación de capital acordada por la junta general celebrada el pasado verano.

Una compañía atractiva en un entorno complicado

El negocio de Itínere gusta a los inversores. Las reticencias que ha levantado entre algunos analistas obedece al momento elegido para colocar las acciones en el mercado, así como a la valoración establecida. Venture Finanzas destaca entre otros aspectos la cartera de concesiones de la empresa, ya que 'combina una alta rentabilidad con un importante potencial de crecimiento'. Sin embargo, aconseja acudir a la OPV sólo si el precio final es inferior a los 4,5 euros por acción. 'Si se coloca en la parte media de la banda el potencial sería reducido en relación al riesgo asumido', dicen.