Fraude fiscal

Anticorrupción investiga a 198 españoles por el fraude fiscal de Liechtenstein

La Agencia Tributaria ha enviado a la Fiscalía Anticorrupción información sobre 80 depósitos bancarios de Liechtenstein cuya titularidad es de grupos familiares españoles. Entre titulares y beneficiarios, el número de contribuyentes que podrían haber incurrido en un delito fiscal asciende a 198. La Administración reconoce que algunos de los implicados optaron por saldar su deuda con Hacienda voluntariamente, lo que les exime de la responsabilidad penal.

El fraude fiscal descubierto por Alemania -que pagó cinco millones de euros por un DVD con datos bancarios de extranjeros en Liechtenstein- ha permitido trasladar a la Fiscalía española información acerca de 198 residentes españoles que podrían haber incurrido en un delito fiscal al evadir impuestos vía Liechtenstein, paraíso fiscal que guarda con celo el secreto bancario.

La Agencia Tributaria informó ayer que durante la investigación se han producido 'regularizaciones voluntarias extemporáneas'. Es decir, contribuyentes que por iniciativa propia, antes de ser citados por la Agencia Tributaria o la Fiscalía, saldaron su deuda con Hacienda. Con ello se aseguran que no se les podrá exigir responsabilidad penal por el fraude y la multa se limita a un 20% de la deuda. La Agencia no ha querido informar sobre cuántas personas habían optado por esta vía. El sindicato de Técnicos Financieros del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) ha asegurado que se han producido más de veinte regularizaciones extemporáneas y ha criticado la 'lentitud' a la Agencia Tributaria. Por su parte, Hacienda advirtió ayer que Gestha desconoce el alcance real de la investigación así como el número de regularizaciones.

El hecho de que la Agencia Tributaria haya trasladado su investigación a la Fiscalía significa que observa indicios de un delito fiscal. Según la legislación española existe delito fiscal cuando la cuota a pagar del defraudador asciende a 120.000 euros. Así, Hacienda dejó de ingresar por el fraude de Liechtenstein como mínimo 23,7 millones de euros, aunque los expertos coinciden en que el volumen puede ser muy superior. En Francia, las autoridades tributarias reconocen unos 200 franceses implicados y cifran el fraude en unos 1.000 millones de euros.

Los abogados descartan que el origen de la prueba sirva para la defensa de los implicados

Fuentes de Hacienda aclararon que si bien los depósitos corresponden a grupos familiares con varios titulares y beneficiarios, cada uno de los 198 implicados ha cometido, presuntamente, un delito fiscal de forma individual. Es decir, cada implicado ha dejado de pagar a Hacienda, como mínimo, 120.000 euros.

Los expertos fiscales sostienen que, al igual que los contribuyentes alemanes, los españoles probablemente ingresaron el dinero en fundaciones, el vehículo de inversión más ventajoso en el Principado.

'Nadie irá a la cárcel'

Desde la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado, su portavoz, José María Peláez, asegura que existe una 'alta probabilidad de que ninguno de los acusados acabe en la cárcel'. La legislación actual prevé penas de 2 a 4 años por delitos fiscales. Sin embargo, Peláez, asegura que los tribunales suelen imponer la pena mínima, dos años. Ello significa que si el acusado carece de antecedentes no entrará en la cárcel. 'El efecto disuasorio no existe', asevera. Por otra parte, la multa puede, como máximo, multiplicar por seis la cuota que se ha dejado de pagar, aunque Peláez sostiene que los jueces rara optan por la multa máxima.

Desde que se conoció la noticia, algunas voces apuntaron que la forma como Alemania obtuvo el listado de cuentas en Liechtenstein podría invalidar el proceso en España. Los servicios secretos alemanes pagaron a un confidente que presuntamente robó los datos del banco en el que trabajaba. Sin embargo, Javier Martín Fernández, socio director de F&J Martín, sostiene que no existe irregularidad en la forma como España ha obtenido la información. De hecho, existen directivas que contemplan el intercambio de información entre agencias tributarias. Desde Bové Montero Asociados, Luis Roger, opina que el hecho de que la obtención de la prueba en Alemania pudiera ser irregular no implica su invalidez ante los tribunales españoles.

FRAUDE FISCAL

Otros países afectados

Alemania: Destapó el escándalo y descubrió a unos 1.000 alemanes envueltos en un fraude fiscal que asciende a 4.000 millones de euros.

Francia: 200 particulares investigados y las autoridades cifran en 1.000 millones de euros el dinero que escapó del fisco.

Italia: Unos 150 italianos implicados, entre ellos, algunos políticos.

Europa apuesta por endurecer la ley fiscal

El escándalo fiscal de Liechtenstein destapó las múltiples deficiencias de la lucha contra el fraude fiscal a nivel europeo. Más de 4.000 alemanes y centenares de españoles, franceses e italianos, entre otras nacionalidades, evadieron presuntamente impuestos y se refugiaron en la laxa legislación de Liechtenstein.

A raíz de ello, la Comisión Europea ha acelerado la evaluación de la directiva de fiscalidad del ahorro, que obliga a los Estados miembros a intercambiar información sobre los rendimientos en forma de pago de intereses que obtienen los europeos no residentes en sus países. Estados miembros -Bélgica, Luxemburgo y Austria- y países terceros europeos -Suiza, Andorra, Mónaco, Liechtenstein y San Marino- han logrado salvar, de momento, su preciado secreto bancario a cambio de practicar una retención del 15% sobre los pagos en forma de intereses que reciben los no residentes. Después, el 75% de lo recaudado se envía a los países de origen de los titulares de las cuentas. Por este concepto, los Estados miembros recibieron 402 millones en 2006, 40 de los cuales fueron a España. Una cifra que los expertos consideran ridícula.

El Ecofin del próximo 14 de mayo abordará un endurecimiento de esta ley para que englobe a más productos. Sin embargo, su aprobación requiere de unanimidad de los Estados Miembros, algo que, hoy por hoy, parece casi una utopía.